Fútbol | Segunda División B

Miguel da la victoria al Real Valladolid B en un partido de altas revoluciones

Waldo, uno de los más destacados del encuentro, encara a un defensor rival./Rodrigo Jiménez
Waldo, uno de los más destacados del encuentro, encara a un defensor rival. / Rodrigo Jiménez

La salida del delantero pucelano tras el descanso desatascó un partido marcado por las protestas al árbitro y las continuas faltas

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El Real Valladolid B alargó su imbatibilidad en casa logrando un trabajadísimo triunfo frente a Las Palmas Atlético, un conjunto que en las cuatro primeras jornada de liga había ganado tres encuentros y perdido tan solo uno.

Los de Miguel Rivera se encontraron desde el inicio con un conjunto canario muy intenso que jugaba al borde de la ilegalidad en la mayoría de disputas y que, tanto desde el campo como desde el banquillo, no hacía más que presionar al trencilla, protestando sus decisiones y reclamando más contundencia con el equipo blanquivioleta.

1 Real Valladolid B

Samu Pérez, Abel, Corral, Mario, Salisu, Raúl Navarro, Pablito (Javi Pérez, min. 70), Kuki Zalazar (MIguel, min. 46), Dani Pedrosa, Kike y Waldo (Carrascal, min. 84)

0 Las Palmas Atlético

Joseph, Ismael (Gopar, min. 65), Jesús Fortes, Ález Suárez, Erik Curbelo, Josemi, Carlos González (Seguro, min. 46), Fabio, Rober, Kirian y Yoel (Álvaro Ribero, min. 65)

Goles
1-0, min 61, Miguel empuja a la red un rechace del portero local tras un disparo de Kike.
Árbitro
El asturiano Fernández Buergo amonestó a Mario, Miguel, Raúl Navarro, Kike y Javi Pérez del Real Valladolid B y a Ismael y a Yoel de Las Palmas Atlético.
Incidencias
Gradas de Los Anexos casi llenas en una mañana muy calurosa.

Lo cierto es que el Promesas intentó ser la escuadra que llevase la manija del encuentro, pero la labor de destrucción de los visitantes, unida a las transiciones a veces precipitadas de los locales buscando a sus extremos, derivaron en un correcalles en el que el centro del campo era poco más que una excusa para llegar al área contraria.

Especialmente acertados en defensa, los blanquivioletas fueron creciendo con el paso de los minutos e igualando en intensidad a los canarios.

Miguel saltó al terreno de juego nada más comenzar la segunda parte, en sustitución de Kuki Zalazar y el partido cambió de sino.

El delantero siempre llevó peligro y fue un quebradero de cabeza para los centrales, incapaces de fijarle. Al cuarto de hora de estar en el campo, fue el más listo en el área, después de que el portero de Las Palmas, Josep, despejase un buen disparo de Kike en jugada ensayada. De la Fuente empujó el balón a las mallas y desequilibró un partido que a partir de ahí comenzó a perderse en pequeñas escaramuzas diseminadas por todo el terreno de juego.

Hasta el minuto 73 no fueron capaces los insulares de disparar a portería, en un tiro flojo de Álvaro Ribero a las manos de Samu, que tendría mucho trabajo hasta el final del encuentro. Los visitantes, sabedores de que solo les quedaba volcarse en ataque, se fueron hacia adelante, lo que llevó peligro al área blanquivioleta, pero también permitió al filial pucelano disfrutar de algunas ocasiones a la contra. Miguel pudo ampliar distancias en un mano a mano con el portero rival mientras que el local, Samu, se las vio y se las deseó para despejar por arriba los continuos balones largos colgados por Las Palmas.

La experiencia de Raúl Navarro y de Javi Pérez sirvió para contener a un rival de brega y muy adiestrado en lo que llaman el otro fútbol.

El partido acabó con nervios, cuando Samu Pérez se vio obligado a estirarse para despejar una falta directa lanzada por Kirian cuando se llevaban más de 6 minutos de descuento.

Con esta victoria, el Real Valladolid B suma 8 puntos en las primeras 5 jornadas de liga y se distancia en 3 de la zona de descenso.

 

Fotos

Vídeos