Miguelín: «Voy a seguir trabajando para que me den la oportunidad»

Miguel de la Fuente, 'Miguelín, en rueda de prensa. /El Norte
Miguel de la Fuente, 'Miguelín, en rueda de prensa. / El Norte

El canterano, que debutó en Primera División en su quinta convocatoria con el priemr equipo, tiene claro que sigue siendo jugador del filial

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Cinco convocatorias ha tenido que esperar para contar sus primeros minutos en Primera División. Miguel de la Fuente, 'Miguelín' desde bien pequeño (Tudela de Duero, 1999) es uno de los cuatro canteranos con los que terminó el Real Valladolid en el Villamarín el pasado domingo. Fueron cuatro minutos escasos pero suficientes para disfrutar del momento. «Ya solo el hecho de ir convocado es un premio, si además me dan el premio de poder debutar mucho mejor», ha asegurado esta mañana al término del entrenamiento. «Estaba preparado para ayudar al equipo y no me esperaba jugar. El míster me dio la oportunidad y estoy muy agradecido», reconociendo que, más que órdenes, el técnico le animó a que «disfrutara» del momento «y ayudara al equipo».

El tudelano reconoce «vivir un sueño», y por eso afirma estar «muy agradecido a todos por poder cumplirlo», aunque también es consciente de que sigue siendo jugar del filial con el privilegio de poder ayudar y reforzar los entrenamientos del primer equipo. «Tengo clarísimo que sigo siendo jugador del filial. Me dan la oportunidad de entrenar con el primer equipo, y estoy muy agradecido. Cuando me toque entrenar con el primer equipo trabajaré al máximo para que me den la oportunidad, y cuando baje al filial lo mismo», ha manifestado, con el hándicap de ser el pequeño con los mayores y casi 'un desconocido' cuando le toca reintegrarse con el filial. «Este es un tema delicado para mí porque entreno todos los días con el primer equipo y cuando me toca bajar estoy para ayudar, y si el míster decide poner a un compañero que lleva trabajando toda la semana lo acepto porque es normal».

Miguelín, que regaló su primera camiseta en Primera División a sus padres, reconoce ser un afortundado por debutar en un estadio donde el fútbol es prácticamente una religión. «Gusta mucho jugar en ese tipo de campos, he tenido la suerte de ir a Montilivi o al estadio de La Cerámica, y es lo que sueñas desde pequeño. Ir a esos estadios tan grandes».

Sobre el diminutivo de Miguelín, el canterano ha explicado que le viene desde que era pequeño. «Siempre me han llamado así, en mi pueblo y para mis amigos siempre he sido Miguelín. Cuando me preguntaron qué nombre quería poner en la camiseta, lo consulté y me dijeron que sí. Así que voy a seguir siendo Miguelín», ha señalado, satisfecho porque el Valladolid está «trabajando muy bien y los resultados acompañan».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos