No va más

Acabado el mercado de fichajes, la valoración sobre la plantilla que ha quedado es positiva. Sobre todo por su capacidad de competir

No va más
Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

Acabó. Por fin. No niego que me agrada que el mercado de fichajes haya terminado. Es un época ciertamente estresante, en la que el rumor y la intoxicación abundan y en la que hay que andarse con pies de plomo. Pero ya terminó, y por lo menos hasta enero tendremos que arar con estos bueyes, los que ha puesto Miguel Ángel Gómez en el yugo del equipo.

Y, ¿qué quieren que les diga?, a mí me parece que la Dirección Deportiva ha logrado reforzar con mucho acierto el bloque que ha traído hasta la Primera División al real Valladolid. Esa era una idea clara en la mente de Gómez y su equipo: no se podía romper lo que te había dado el éxito. Y la han seguido a rajatabla. Salvo Becerra y los cedidos, todos los que estaban aquel día ante el Numancia siguen aquí. Algunos han salido para acumular minutos, es verdad, pero siguen estando en el Valladolid. Y eso es lo que cuenta.

Al analizar la plantilla de blanquivioleta para esta temporada, o para gran parte de ella, es fácil encontrar el hilo conductor que ha manejado el club: veteranos comprometidos mezclados con algún joven talento con mucha proyección y apuntalados por cesiones de jugadores con hambre de triunfos. Una línea que no solo viene dada por las necesidades económicas y las estrecheces marcadas por el límite salarial, sino que nace del convencimiento de que la única manera de cimentar el crecimiento de la entidad blanquivioleta viene por el camino de apostar por lo propio. Por eso es imprescindible estar muy pendientes de lo que ocurre en el segundo equipo. Allí se han juntado talentos detectados por la visión afilada de la Dirección Deportiva con canteranos. Y tiene buena pinta, porque se les ve tan competitivos como lo es el primer equipo.

Llevamos tres partidos, nada se ha hecho aún, pero motivos para el optimismo hay. De sobra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos