Canal Pucela

Actualidad
9 de abril de 2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
SANTIAGO HIDALGO CHACEL | .-

reinta años dan para olvidarse de algunas cosas, para recordar otras y para poner luz en aspectos más controvertidos. El estadio de la avenida del Mundial 82, el Nuevo Estadio José Zorrilla, inaugurado el 20 de febrero de ese año 1982, llevó durante un tiempo también el apelativo de 'estadio de la pulmonía'. Sambenito este que algunos colgaron de varios periodistas afamados como Héctor del Mar o José María García (este muy dado a los sobrenombres y motes), pero que, sin embargo, fue obra de un entrenador del Real Valladolid y de un periodista local que escribía en estas mismas páginas de El Norte de Castilla.

A finales de febrero, como todas las tardes, Francisco García Paquito respondía por teléfono a las preguntas de su interlocutor, Javier González, de cómo estaba el equipo, cómo se había entrenado, si tenía dudas en el once. En estas Paquito, que ya había sufrido las inclemencias de un estadio al que le faltaba toda la grada que cerraba el fondo norte y por donde se colaba un frío y un viento helador, le comentó a Javier: "Este no es el Estadio Zorrilla; hace un frío de la leche, es el 'estadio de la pulmonía'". El plumilla aprovechó estas declaraciones literales para subirlas al titular y, de esta forma, colocar un apodo al campo de fútbol que se alargaría durante algunos años.

La ocurrencia de Paquito tenía unos claros precedentes. En su Oviedo natal, su padre tenía una sidrería, el Bar Pachín, en la calle Milicias Nacionales del centro de la ciudad. Esta era una vía ancha donde el viento aprovechaba para entubarse y correr libre hacia el Parque de San Francisco —actualmente la preside una estatua de Woody Allen siempre despojado de sus gafas—. Pues bien, allí, el frío reinante había hecho que acogiera también el sobrenombre popular de 'calle de la pulmonía' y de los recuerdos y barros astures de infancia de Paquito vinieron luego estos lodos ya en tierras castellanas. Para barros y lodos, siempre recordará Paquito su época de futbolista cuando en el Real Oviedo fue capaz de acabar con el récord de 15 victorias seguidas del Real Madrid en el Tartiere. Los Di Stéfano y Gento padecieron el inagotable 'manguerazo' de 'El Chato' que puso el campo como chocolate y que imposibilitó el despliegue de los merengues, resultando de todo ello un empate a nada.

Cuando el 13 de abril de 1982 Real Madrid y Sporting de Gijón se disponían a disputar la final de la Copa del Rey en Valladolid, el 'estadio de la pulmonía' quiso reivindicarse con toda la fuerza del mundo y así, en una tarde con un frío de aúpa, el alias del campo de fútbol se metió en todos los hogares españoles. Hasta los propios monarcas llegaron a comentar el frío que habían pasado. En algunos círculos, incluso, alguien comentaba que la Reina Sofía llegó con faldas y se marchó del campo con pantalones.

La concesión de esta Copa del Rey tuvo sus dimes y diretes. Por detrás siempre estaba el presidente del Valladolid, Gonzalo Alonso, que en un momento dado temió que la final se la llevasen a Valencia. Por lo visto, y una vez de acuerdo ambos equipos, el hecho de no jugar no obedecía a que el campo o el césped estuvieran en mal estado, todo lo contrario, sino otra circunstancia mucho más mundana. Al parecer no había servicios, toilette, para los reyes en el palco por si a estos les entraban necesidades humanas o urgencias perentorias. Todo fue subsanado y en una noche y a marchas forzadas fue levantado el cuarto de baño anexo al palco para uso, en principio, real.

En los actuales campos anexos y no se sabe si futuros terrenos del 'Arena', no existían aún los campos de juego y sí un helipuerto donde aterrizaron los reyes llegados desde Madrid. La comitiva de autoridades locales y regionales se dio una buena carrera hasta los aledaños de la pista de aterrizaje y, sin embargo, el primer helicóptero que aterrizó fue el que portaba la escolta y policía de seguridad de los reyes. Vuelta a empezar, otra nueva carrera, no fue hasta la llegada del segundo aparato cuando pisaron tierra Don Juan Carlos y Doña Sofía.

Julián del Amo era el secretario de la Real Federación Española de Fútbol que presidía Pablo Porta. También portaba aquel día Julián un precioso ramo de flores que iba a entregar a la reina nada más bajar del helicóptero en signo de distinción y bienvenida. Sin embargo, una política local, hábil a más no poder, le despojó de dichas flores en una acción más que cómica. Entre los ruidos del aterrizaje y la marabunta que allí se congregó, Julián del Amo le chillaba desde lejos a Pablo Porta:

-Don Pablo, ¡que me quitan el ramo!

-¡Aguante, Julián, aguante!, le decía el presidente.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
BUSCADOR AVANZADO
CALENDARIO DE PARTIDOS
IDA REAL VALLADOLID vs. VUELTA
18/08 Athletic 19/01
25/08 Villarreal 26/01
01/09 Getafe 02/02
15/09 Elche 09/02
22/09 Atlético de Madrid 16/02
25/09 Levante 23/02
29/09 Málaga 02/03
06/10 F. C. Barcelona 09/03
20/10 Sevilla 16/03
27/10 Rayo Vallecano 23/03
30/10 Real Sociedad 26/03
03/11 UD Almería 30/03
10/11 Valencia 06/04
24/11 Osasuna 13/04
01/12 Real Madrid 20/04
15/12 Celta 27/04
22/12 Espanyol 04/05
05/01 Betis 11/05
12/01 Granada 18/05
HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D
Vocento