El Norte de Castilla
Real Valladolid

real valladolid

El yin y el yang

Dentro de la filosofía tradicional oriental, el taoísmo es el principal movimiento. Tiene como principio la inmortalidad, pero no entendiendo esta en su sentido literal. El taoísmo entiende la inmortalidad como longevidad en plenitud. Sus dos conceptos más conocidos son el yin y el yang. Estos dos son conceptos contrapuestos. El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la absorción. De esta forma el taoísmo nos quiere explicar que nada existe en absoluta quietud, sino que las cosas están en continua transformación.

Me gusta el concepto de longevidad en plenitud. Creo que es una buena forma de explicar cuál es el objetivo de un equipo en la Segunda División. Y me gusta saber que las cosas cambian, que cada cosa y cada situación tiene su yin y tiene su yang. Esta es una buena forma de explicar que en noviembre nunca ha ascendido ningún equipo.

Cuento esto porque veo en la afición un convencimiento de que el ascenso no solo va a ser sencillo, sino obligado. Yo personalmente opino que hay muy buenos mimbres y que las sensaciones son inmejorables. Pero las cosas están en transformación. El pasado lunes comentaba en la tertulia de esRadio que el año pasado en esta misma jornada, el Recre era líder con veintiséis puntos y que el Eibar por ejemplo era noveno a diez puntos. Incluso recordé las buenas sensaciones que teníamos en Valladolid en fechas como estas con Antonio Gómez de entrenador. No quiero ser el agorero de los viernes. Solo quiero recordar que las cosas cambian, que llegará el día en que perdamos dos partidos seguidos. Incluso llegará el día en que podamos estar fuera de los puestos de ascenso directo o de promoción. Uno de los principios del yin y el yang es que pueden transformarse en sus opuestos.

Pero en el taoísmo hay una tercera fuerza conciliadora que es el tao. Dice el taoísmo que encontrar el camino que conduce de la confusión a lo eterno es estar en el camino del tao. Y Bruce Lee nos enseñaba la forma de encontrar ese camino. ‘Be water, my friend’. Él creía que adaptarse a cualquier circunstancia era la mejor forma de encontrar la victoria en cada combate.

La persona que está demostrando que conoce ese camino es Rubi. Ha conseguido que una plantilla corta sea larga únicamente implicando a todos en el proyecto.

Al fútbol se gana jugando bien y por eso ahora somos líderes, pero reconforta saber que para Lao Tsé, Bruce Lee y un montón de seguidores de la filosofía taoísta somos líderes porque tal como lo estamos haciendo no podemos ser segundos.