El palco no marca goles

El portero del Alavés, Pacheco, se hace con la pelota ante Keko y Martín. /R. Gómez
El portero del Alavés, Pacheco, se hace con la pelota ante Keko y Martín. / R. Gómez
TONY POLA

Llegó el día en el que el fenómeno Ronaldo se sentó en el palco de Zorrilla. Todos los focos estaban puestos sobre él, mientras que en el césped el Pucela se disputaba un partido de esos que llaman 'de nuestra liga'. Resulta paradójico que uno de los mejores goleadores del mundo presidiese ese aburrido espectáculo en el que el Valladolid fue incapaz, por cuarta jornada consecutiva, de marcar un solo tanto.

El encuentro ante el Alavés ha resultado ser una auténtica bofetada de realidad para el equipo de Sergio. Un revés que viene a decir que nadie regala nada en Primera División, por mucho que tu nuevo dueño haya sido un auténtico crac mundial y luzca un talismán en forma de cordones violetas. En una semana llena de eventos y fotos con Ronaldo de protagonista, muchos se pensaban que el brasileño iba a influir directamente en el rendimiento deportivo del Pucela. Tras noventa y tantos minutos llegó la verdad: un carismático presidente no gana partidos ni anota goles.

Vaya por delante el agradecimiento de toda la afición pucelana al flamante comprador (aunque algunos se preguntan por qué la inversión no llegó antes del cierre del mercado junto con algún fichaje). De igual manera, es justo decir que el conjunto de Sergio le pone ganas y seriedad defensiva, argumentos que parecen no bastar en la máxima categoría.

Ünal está muy solo en ataque (¿Podríamos probar con él y Cop sobre el campo?), se echó en falta a Alcaraz y solo Toni, algo perdido en banda, ha demostrado algo de profundidad. Confiemos en que la derrota no afecte en lo psicológico y que junto al orden táctico lleguen pronto los goles. El ilusionante proyecto de Nazário debe asentarse en algo fundamental como es permanecer en Primera. Junto a reformas en el estadio, novedades en el 'merchandising' y demás parafernalia, no debemos olvidarnos que es primordial que lo deportivo acompañe al equipo.

Es cierto que el Pucela no puede permitirse desaprovechar oportunidades como ante el Alavés en casa, pero tampoco vamos a estar descendidos en enero. Queda muchísima liga y mucho margen de mejora. Demos un voto de confianza a Sergio y, una vez llegado Ronaldo, confiemos en que aparezcan el descaro ofensivo y los tantos y se vayan los nervios. Nadie dijo que regresar a Primera fuese fácil. Toca trabajar más, centrarse en lo que pasa sobre el césped y dejar de mirar un rato hacia el palco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos