Las oficinas del Real Valladolid echan el freno

Javi Moyano y Miguel Ángel Gómez posan ayer en la sala de prensa de Zorrilla./G. Villamil
Javi Moyano y Miguel Ángel Gómez posan ayer en la sala de prensa de Zorrilla. / G. Villamil

La incertidumbre deportiva concentra los esfuerzos del club en darle la vuelta a la situación sobre el campo antes de acometer renovaciones

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Para bien o para mal los clubes de fútbol son empresas diferentes, sujetas a un valor cuyas fluctuaciones son prácticamente impredecibles: el acierto de cara al gol.

Que la pelota sobrepase más veces la línea de meta contraria que la propia no es solo un hecho más o menos emotivo para los aficionados y que afecta directamente al estado anímico de la plantilla o del entrenador, sino que en las entidades deportivas influye directamente sobre la cuenta de resultados, porque repercute sobre los beneficios y, cuando las cosas vienen muy mal dadas en lo deportivo y se produce un descenso, hay que apretarse el cinturón para reducir los gastos. Eso es indefectiblemente así.

Por todo ello, el Real Valladolid -a tres puntos de los puestos de peligro cuando aún restan por disputarse trece jornadas de liga- debe medir mucho las decisiones que toma en estos meses y cómo le hipotecarán de cara al futuro más próximo, tanto en el caso de que mantenga la categoría como en el supuesto de que la pierda.

Más información

Así las cosas, el club blanquivioleta se encuentra en estado de espera a falta de que se resuelva la temporada como reconoció ayer el director deportivo del club, Miguel Ángel Gómez, durante la rueda de prensa para presentar la renovación de Javi Moyano, tras la que atendió a las preguntas de los medios de comunicación que, entre otras cuestiones, versaron sobre su propio futuro en el conjunto pucelano, con el que actualmente le une un contrato firmado hasta junio de 2020.

«Esperaremos hasta mayo para decidir sobre su compra»

«Esperaremos hasta mayo para decidir sobre su compra» dANIELE VERDE

«Hemos quedado en sentarnos a hablar en el mes de abril»

«Hemos quedado en sentarnos a hablar en el mes de abril» bORJA fERNÁNDEZ

«Está a punto de renovar por número de partidos»

«Está a punto de renovar por número de partidos» aNTOÑITO REGAL

«Ampliarle el contrato supone un esfuerzo para el club»

«Ampliarle el contrato supone un esfuerzo para el club» Míchel Herrero

«En principio no va a salir del Real Valladolid»

«En principio no va a salir del Real Valladolid» Duje Cop

«No es momento de plantearse esas cosas porque es muy importante el objetivo del club y estar muy centrados en eso», aseguró el director deportivo, que llegó al Real Valladolid en el verano de 2017 y ayer, de forma inesperada, se arrancó con un balance de su desempeño en la entidad hasta la fecha. «Uno siempre intenta ser profesional e irse a su casa con la conciencia muy tranquila. Intento buscar una evaluación positiva de las cosas y, sinceramente, estoy muy contento del trabajo que se está realizando. El día que yo me presenté aquí el objetivo era montar una estructura fuerte donde no hubiera nadie imprescindible. Me encontré con un club con 32 millones de euros de deuda y mucho trabajo por hacer y estoy a día de hoy en Primera con un club saneado», relató el cordobés en unas palabras que dejaron en el aire un aroma de reivindicación de los éxitos conseguidos por la dirección deportiva hasta el momento.

Gómez aseguró que llegó a Valladolid «por voluntad propia» y con un equipo (el formado por Jesús Sánchez Japón y Ángel Luis Catalina) que dejaba atrás «posiciones de privilegio» en sus respectivos clubes. «Vine muy feliz y me enamoré de esta ciudad, de esta gente y de esta afición. Me tengo que centrar en lo que depende de mí que es estar al lado de los jugadores e ir con Sergio a muerte. Lo demás no depende de mí», aseguró antes de rematar su alocución asegurando: «Tengo que trabajar y dejar aquí trabajo, si es que lo tengo que dejar, pero estando al lado del equipo cuando ganan, cuando pierden o cuando empatan… Es muy importante».

Con esas palabras plasmó que le gusta mantenerse cerca de la plantilla, que considera que está formada por «personas humildes que escuchan e intentan trabajar y buscar soluciones» y consideró que «más que preocupados tenemos que esta en alerta y ocupados en volver a hacer las cosas que nos llevaron a puestos de privilegio».

Momento de definirse

Con esta intervención, Gómez dejó claras tres cosas. Por un lado, que todo pasa por la permanencia del equipo; por otro, que desconoce los planes de Ronaldo Nazário en cuanto a su continuidad al frente de la parcela deportiva; y, por último, que el equipo debe de sumergirse ahora en un proceso para decidir cómo quiere que sea idiosincrasia de aquí en adelante.

«Estamos en un momento en el que las listas de jugadores se están elaborando para luego intervenir, pero para eso es muy importante saber qué tipo de club queremos ser. Si de canteranos, si como el Villarreal, el Sevilla o el Espanyol... Es muy importante saber si vamos a ser un club tremendamente internacional con muchos extranjeros o con pocos», dijo Gómez, que de igual manera unió el futuro de algunos futbolistas al del propio club y a sus resultados, como ocurre especialmente en los casos de Míchel Herrero y Daniele Verde.

En cuanto a la renovación del primero de ellos, cuyo contrato expira el próximo 30 de junio, Gómez relató que las negociaciones las está llevando directamente Carlos Suárez, el consejero delegado, en un caso «complejo a nivel económico». «Son características contractuales que requieren un esfuerzo para el club más importante. Estamos muy contentos con él y la relación es totalmente fluida y no hay ningún problema, pero es verdad que se está espaciando un poquito más todo», dijo. En cuando a Daniele Verde, emplazó el director deportivo a mediados del mes de mayo, cuando termina el plazo para ejercer o no la opción de compra a cambio de dos millones de euros. «Vamos a esperar a ver en qué escenario tenemos que contemplarlo. No lo descartamos ni hemos avanzado más para comunicarle a la Roma que vamos a ejercerla», relató, asegurando de paso que cuanto antes se consiga la permanencia, «más tranquilidad habrá para hablar de todo».