Real Valladolid

«El penalti ha sido la guinda al perfecto desastre del partido que hemos tenido», afirma Sergio

Sergio González, en la banda, antes del partido. /RAMÓN GÓMEZ
Sergio González, en la banda, antes del partido. / RAMÓN GÓMEZ

El técnico asegura que la solución al bajo rendimiento en casa está en encontrar el equilibrio con la actitud cuando juega fuera

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

No se desahogó Sergio repartiendo culpas por el mal partido. Prefirió pedir disculpas a una afición que, todavía, adora a un vestuario y un cuerpo técnico que les mantiene ilusionados a pesar de que apenas ofrece buenos resultados en Zorrilla. «Lo primero que quiero hacer es pedir disculpas a la afición por el regalo de Reyes tan malo que le hemos dado. Hoy hemos hecho uno de los peores partidos con balón de la temporada, aunque el Rayo no creo que haya estado mucho mejor», espetó el entrenador nada más llegar a la sala de prensa. «Es verdad –se justificó– que el gol tan tempranero antes de cumplirse el primer minuto nos ha hipotecado todo el partido. Después hemos intentado llevar el peso del encuentro porque íbamos perdiendo y hemos generado ocasiones, tres bastante más claras que las de ellos, a pesar de no tener fluidez, pero no hemos marcado y luego el penalti ha sido la guinda al perfecto desastre que hemos tenido. Pero me quedo con que el equipo lo ha intentado hasta el final. El partido ha estado más parejo que la sensación que da el resultado, pero al final se han ido los tres puntos y volvemos a perder ese colchón que tantas veces sumamos y que ha veces recuperamos tirando de épica. Lo hicimos el día del Alavés y lo hemos vuelto a hacer hoy. A ver si de una vez lo aprendemos», dijo el entrenador, en referencia a dos encuentros en casa donde ha cedido los tres puntos en el último y en el primer minuto.

Cuestionado sobre su opinión sobre las razones de un gol tan tempranero, Sergio González quiso disculpar a sus jugadores. «Esperemos que sea anecdótico, pero es verdad que el Rayo salió con más tensión que nosotros. Era su partido. En esos primeros diez minutos se ha notado. Hemos tenido un desajuste importante, un pivote se ha quedado un poco dormido. Pero me quedo con que el equipo no ha hecho un partido tan malo a nivel de juego. Hemos tenido suficientes ocasiones como para haber sacado al menos un punto» se justificó.

Demasiada presión

Descartó el entrenador del Real Valladolid que esté pensando en la llegada de refuerzos en el mercado de invierno. «Solo pienso en recuperar a los jugadores. Pienso que nosotros en casa nos metemos demasiada presión, porque los futbolistas salen con la obligación de hacer las cosas demasiado bien y es donde tenemos que mejorar. Debemos templarnos un poco y buscar equilibrio: no podemos ser tan fuertes fuera de casa y tan débiles en nuestro campo. En el equilibrio está la solución», advirtió.

Sergio González también explicó el cambio de Toni por Duje Cop a falta de 25 minutos para el final. «Lo hice buscando que los hombres de banda, cuando envían centros, encuentren rematadores. Nos estaba faltando algo de remate y con Duje buscaba solucionarlo. Con Verde busqué el remate en los rechaces.

Sobre si hay preocupación por la diferencia entre los partidos de casa y a domicilio, Sergio convino en que hay que estudiarlo. «Uno tiene que preocuparse de lo que hace menos bien y la verdad es que en casa lo estamos haciendo menos bien. Tenemos un debe. Tenemos que trabajar en ello y estar más tranquilos y jugar con el empaque que tenemos fuera de casa. Y no recibir un gol tan rápido. No nos puede volver a pasar.

«Defender el resultado nos obligó a dar un paso atrás», dice Míchel

«Hemos empezado muy bien y ese 0-1 ha hecho que proteger el resultado nos obligara a dar un pasito hacia atrás. No tener el balón nos metía en línea de cinco y no queríamos eso, queríamos una línea de tres en defensa. Nuestros carrileros estaban muy atrás y nos ha tocado defender casi todo el partido», explicó Míchel, entrenador del Rayo, para justificar lo poblado de su defensa durante todo el encuentro. Una situación –aseguró– que no estaba prevista . Nos ha faltado dar un paso adelante para las contras y un pelín más de posesión, que solo nos han dado Trejo y Álvaro pero nadie más», resumió Míchel tras el encuentro.

Explicó el técnico del Rayo que sufrieron, «aunque las ocasiones de gol fueron parejas. La más clara, el penalti, pero el trabajo defensivo hay que premiarlo y en eso el equipo ha estado muy bien», recalcó.

No aceptó Míchel que los tres puntos obtenidos en Zorrilla les hayan dado la vida. «Vida hemos tenido siempre. Yo me fijo en el trabajo diario y los jugadores me dan seguridad y confianza y hoy han dado una muestra más. Siempre que dejamos la portería a cero, ganamos. Ese es un mensaje que tenemos que grabarnos a fuego», afirmó. «Hoy hemos defendido mucho más de lo que hemos atacado –insistió–, porque la posesión ha sido del Valladolid.

Alabó también el acierto de su portero, aunque hizo extensivo el mérito a toda la defensa.«Más allá del penalti, ha hecho otras dos paradas excepcionales, una en la primera parte y otra en la segunda [ambas protagonizadas por Keko] y va a más. Está creciendo como casi todos los jugadores del equipo.

Míchel no quiso aceptar que el cambio de tendencia en los resultados del Rayo se deba al azar. «¿Un gol en el minuto uno y una parada de penalti en el 87? No es cosa del azar, yo creo en el trabajo, siempre he creído en el equipo y ellos creen también. Pero a veces es difícil mantener la confianza cuando no consigues resultados. Más que la suerte, las dos victorias consecutivas, el cambio del equipo es fruto del trabajo», insistió Míchel.