Penalti indiscutible

Melero López culminó su pésima actuación dejando sin pitar una mano evidente dentro del área

Penalti indiscutible
JUAN CARLOS ALONSOValladolid

El resumen del arbitraje del andaluz Melero López se cimenta en la jugada clave del encuentro, donde Arias de una forma totalmente voluntaria salta con el brazo derecho extendido de modo que invadía un espacio, con la idea de interceptar un cabezazo de Calero que iba a portería. El malagueño no observó como el balón impactaba en el brazo del rojiblanco por estar mal colocado como en otras muchas jugadas del encuentro. En la revisión por parte de Álvarez Izquierdo, que actuaba de VAR, recomendaron a Melero ver la infracción en el monitor. Después de que este analizara la jugada mostró las mismas dudas que tuvo durante toda la tarde y no tuvo la determinación de señalar el claro penalti.

En el gol del Atlético hubo un leve empujón de Griezmann a Joaquín previo a introducirse el gol en propia portería. El contacto no era suficiente para señalar falta. El árbitro tuvo un índice de acierto en las faltas muy pobre, dando la sensación de decidir en función de la reacción de los jugadores. Disciplinariamente aplicó un criterio poco ecuánime. Mostró demasiadas tarjetas y a destiempo que por la deportividad con la cual se desarrolló el encuentro no se necesitaban. En definitiva, mala actuación de Melero López en el Metropolitano que dejó a las claras que cuando se dirige un partido, más importante que ver las infracciones hay que tener la personalidad y el coraje de tomar decisiones con valentía, circunstancia que el árbitro no aplicó.