Las peñas ponen colorido en los minutos previos a la final del Real Valladolid

Peñistas y aficionados disfrutan de las raciones de carne a la parrilla en el aparcamiento del estadio. /Ramón Gómez
Peñistas y aficionados disfrutan de las raciones de carne a la parrilla en el aparcamiento del estadio. / Ramón Gómez

El Día del Peñista convoca a socios y aficionados a disfrutar de una parrillada, música en directo y juegos para los más pequeños

El Norte
EL NORTEValladolid

No es un día cualquiera el que se vive desde por la mañana en los alrededores del estadio Zorrilla. Las horas previas de la final que disputa el Real Valladolid se viven con intensidad gracias a la iniciativa que tanto el club como la Federación de Peñas han puesto en marcha para dar ambiente y colorido a una jornada que se presume decisiva para el futuro de la entidad blanquivioleta.

Una jornada festiva en la que se celebra el Día del Peñista y que ha comenzado a media mañana con los preparativos de una gran parrillada en el aparcamiento del estadio, con horario entre las 13 y las 16:00 horas y un precio económico para todos los bolsillos. Así, la ración tiene un precio para el público de 4,5 euros, mientras que los peñistas pagan 5 euros con derecho a cuatro consumiciones. Pendientes del cielo y ataviados con ropa de abrigo, los asistentes sobrellevan la espera con buen ambiente y las tertulias y pronósticos propios del trascendental partido que afrontará el Real Valladolid en unas horas.

El programa diseñado por los organizadores incluye música en directo gracias al concierto del grupo Sal Gorda, así como juegos, hinchables y diferentes actividades para los más pequeños en las instalaciones de los Anexos.

De esta forma, peñistas y aficionados cargan pilas y preparan el mejor ambiente posible para, en torno a las 18:45 horas, realizar un recibimiento al primer equipo acorde a la trascendencia del partido. La intención es que se forme un gran pasillo desde el Real de la Feria para que jugadores y cuerpo técnico se sientan arropados por su afición. Un recibimiento similar al que llevaron a cabo los aficionados hace ahora un año en el último partido de la liga regular ante Osasuna y en el que el Valladolid certificó su pase al 'play-off' de ascenso.