Platos rotos

Reprocha el autor la actitud de quienes piensan que, tras la 'manita' del Barça al Madrid, será el Pucela quien pague los platos rotos, cuando la reflexión debería ser 'mal rival tiene el Real Madrid para salir de esa racha'

El Pucela, un equipo ganador y temible, también en Copa. EFE/
El Pucela, un equipo ganador y temible, también en Copa. EFE
CARLOS PÉREZValladolid

La frase de moda esta semana en Valladolid es que vamos a pagar los platos rotos. La dura derrota de los merengues en Barcelona unida al cambio de entrenador acontecido el lunes parece que restan las opciones de ganar en el Bernabéu. No solo de ganar, sino de salir derrotados con dignidad. O sea, que no solo vamos a pagar los platos rotos, vamos a ponerles el ajuar nuevo.

A mí ese mensaje no me gusta. Justificar un derrota antes de jugar un partido me parece salir a jugar perdiendo uno cero. Entiendo que de puertas a dentro del vestuario el mensaje no es ese, pero los jugadores no viven en una burbuja y se contagian de ese pesimismo.

Yo soy algo más optimista. No creo que el problema del Real Madrid sea de entrenador. El problema del Real Madrid no se va a solucionar en una semana creo yo. El pasado año con Zidane y EG7 (ególatra 7), el Real Madrid deambuló por la Liga en la que ni siquiera fue subcampeón. Y en Europa ganaron la champions eliminando con más pena que gloria (y ayuda arbitral) a Juve y Bayern. Así que en mi opinión no es problema de cambio de entrenador, ni tampoco de perder cincuenta goles como parece ser que ha dicho el padre de Lopetegui para justificar esto. Su problema es la megalomanía de su presidente y tener que meter con calzador en el once a todos sus caprichos.

Nosotros somos un equipo. Once defensores y once atacantes. Y hasta la fecha nadie nos ha pasado por encima, más allá de algunos minutos contra el Barça, Celta o Español el pasado viernes. Yo creo que el mensaje debería ser: «Mal rival tiene el Real Madrid para salir de esta racha». Líderes en las cinco últimas jornadas, hemos recibido es ese tiempo los mismos goles que han marcado los blancos.

No quiero decir con esto que el puesto de los merengues sea el octavo. Con la ficha de su jugador más barato casi puedes pagar el once del Pucela. Tienen una defensa llena de bajas que se van a cubrir con dos jugadores que han estado con España en el mundial. Así que lo normal es perder. Pero el discurso es distinto si dices que si hacemos un buen partido y ellos uno malo podemos sacar algo a decir que vamos a pagar los platos rotos. La diferencia es salir con esperanza o salir sin ella.