sReal Valladolid

La Plaza de Zorrilla se tiñe de blanco y violeta

Los aficionados celebran la permanencia. /R. Jiménez
Los aficionados celebran la permanencia. / R. Jiménez

Los aficionados se congregan allí para celebrar la ansiada permanencia

Víctor Borda
VÍCTOR BORDAValladolid

¡Pucela es de Primera! Ese cántico se dejó oír en la Plaza de Zorrilla, el epicentro blanquivioleta cuando hay algo que celebrar. Y esta noche lo había. ¡Pucela es de Primera! Sobre las nueve de noche unos pocos aficionados se situaban alrededor de la fuente. Camisetas con los colores del club de sus amores. Con el paso de los minutos, el goteo de seguidores vallisoletanos incrementó el número de aficionados presentes en la plaza. Adolescentes, parejas con sus hijos, gente de cierta edad,... Todos unidos por el amor a un club.

A las nueva y media el centenar de aficionados se dejaba notar. Los cánticos de la grada se habían trasladado a la plaza. Los más jóvenes llevaba la voz cantante. Había ganas de celebrarlo por todo lo alto. Algunos taurinos que venían de la plaza de toros se unieron a la fiesta. No se olvidaron de Sergi Guardiola, el autor de un gol que vale una permanencia, y de Fernando Calero, al que pidieron que no se vaya del Pucela. Zorrilla botó. La alegría después de tanto sufrimiento era enorme. Las bocinas de algunos vehículos acompañaban a golpe de claxón una jornada que ha entrado en la historia de la entidad. Si el equipo es de Primera, su afición también lo es.