Real Valladolid

Poco Betis, menos Real Valladolid

Óscar Plano controla el balón. /G. V.
Óscar Plano controla el balón. / G. V.

El Pucela, incapaz de convertir en goles su dominio del balón, cedió ante un conjunto andaluz al ralentí que se llevó el partido gracias a los goles de Mandi y Joaquín

J. A. PARDALValladolid

En el fútbol, como en otras muchas cosas de la vida, no gana el equipo que quiere, sino el que puede. Cierto es que todos salen a por la victoria en sus partidos, pero no lo es menos que para algunos, dependiendo del momento de la temporada, los tres puntos son más vitales en unos casos que en otros.

Eso es lo que ocurrió ayer en el Nuevo José Zorrilla, donde el Real Valladolid realizó una primera parte en la que demostró ganas de ir a por la portería rival, pero al que se le volvieron a ver las vergüenzas a la hora no solo de marcar, porque ocasiones tuvo, sino también de acelerar cuando es capaz de llevar el juego al bordea el área rival. El Betis, a medio camino entre su eliminación en Europa League del pasado jueves y el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey al que se enfrenta esta semana, saltó al campo con el freno de mano echado, pero no se dejó la calidad en casa pese a que Quique Setién sentó en el banquillo de inicio a Loren, Joaquín o Guardado.

En el inicio, Óscar Plano fue el más espabilado en la zona de tres cuartos e incluso llegó a rematar en dos ocasiones de cabeza y a probar un disparo desde la frontal, que le salió fuerte pero directamente a las manos de Pau López. Los centros que llovían desde las bandas no encontraban rematador y la mejor ocasión, en las botas de Sergi Guardiola, la marró el de Manacor por intentar amagar el disparo para engañar al defensa, que se le echó encima y le quitó la pelota.

0 Real Valladolid

Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Calero, Nacho; Keko (Anuar, m.62), Alcaraz, Míchel (Ünal, m.82), Hervías (Verde, m.53); Óscar Plano y Guardiola.

2 Real Betis

Pau López; Barragán (Guardado, m.34), Mandi, Javi García, Feddal, Francis; Kaptoum, Carvalho, Canales; Lainez (Joaquín, m.46), León (Sidnei, m.76).

Goles
0-1, m.45+: Mandi. 0-2, m.87: Joaquín.
Árbitro
González Fuertes (Comité asturiano). Mostró cartulina amarilla a Nacho (m.62), del Real Valladolid, y a Canales (m.20), Feddal (m.84), del Betis.
Incidencias
Partido correspondiente a la vigésimo quinta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio José Zorrilla ante 20.125 espectadores.

Era el Real Valladolid el que más se merecía adelantarse en el marcador pero, como le ha ocurrido en otras muchas ocasiones en similares circunstancias, fue el rival el que consiguió acertar con la diana, ya en el tiempo de descuento. El Betis colgó al segundo palo una falta muy rigurosa señalada por González Fuertes a Rubén Alcaraz y Jordi Masip, que perdió el duelo por alto, permitió que la pelota regresara al corazón del área donde Mandi la remató de tijera, de espaldas a portería, para poner en el marcador el primer gol verdiblanco.

Tras el descanso, el partido fue a peor en cuando a calidad futbolística, aunque parecía imposible. Las buenas sensaciones que habían ofrecido los pucelanos en el inicio del choque no fueron ni mucho menos las mismas de los primeros instantes de la segunda mitad, con un Betis más que satisfecho con el resultado y que solo con orden era capaz de desarbolar cualquier intentona de los locales, que les obligaron a sudar solo lo justo.

Sergio intentó revolucionar el partido dando entrada a Daniele Verde a los diez minutos del reinicio, pero su anarquía no llevó al césped más que un par de bellas filigranas, muy efectistas, pero nada efectivas.

El conjunto andaluz, acostumbrado a mandar en los partidos, se sentía cómodo con la posesión blanquivioleta porque no le hacía casi ningún daño a su defensa, muy bien colocada y organizada aunque la gran cantidad de minutos de posesión del balón le facilitó al Pucela la capacidad de asomarse de vez en cuando a Pau López, porque sus rivales no mostraban intención de cubrir más campo que el cercano a su área grande.

La más clara para la igualada llegó a los veinte minutos de la reanudación, en un remate de Sergi Guardiola que el meta verdiblanco, en una espectacular intervención, sacó en la línea de gol. A partir de ahí, más querer y mucho más no poder...

La sucesión de acercamientos blanquivioletas con más o menos peligro y una buena triangulación entre Verde y Nacho que terminó –una vez más– con despeje de la defensa bética, la terminó por finiquitar la conexión entre dos de los mejores jugadores de los de Quique Setién. Pau López sacó en largo sobre Canales, que echó el balón al suelo y ganó en la carrera a los defensa para dar un pase atrás desde la línea de fondo que Joaquín convirtió en definitivo, picando el balón sobre Masip.

Excesivo castigo para un Pucela con intención pero incapaz de usar sus armas y con eso no vale para quedarse en Primera.