La primera visita del Villarreal al viejo Zorrilla fue en 1972

El Real Valladolid se impuso por 2-0 con goles de Lizarralde y Astrain

Lizarralde fue el autor del primer gol ante el Villarreal, con un potente disparo desde fuera del área. El de Legazpia fue el segundo máximo realizador blanquivioleta aquella temporada, con 12 tantos./J. M. O.
Lizarralde fue el autor del primer gol ante el Villarreal, con un potente disparo desde fuera del área. El de Legazpia fue el segundo máximo realizador blanquivioleta aquella temporada, con 12 tantos. / J. M. O.
JOSÉ MIGUEL ORTEGAValladolid

Pese a fundarse cinco años antes que el Real Valladolid, el Villarreal fue durante décadas un equipo desconocido por estos lares, compitiendo habitualmente en categoría regional. Tanto es así, que hubo de esperar casi cincuenta años para jugar en Segunda División y visitar el Viejo Zorrilla como rival del conjunto blanquivioleta por primera vez.

Fue el 30 de enero de 1972, en una fría tarde de invierno y con media entrada en las gradas del añorado recinto del Paseo de Zorrilla. El Valladolid había ascendido la temporada anterior tras un año en el infierno de la Tercera División, y el Villarreal jugaba por segunda temporada consecutiva en la categoría de plata, aunque la situación de ambos equipos por aquellas fechas les era claramente favorable a los vallisoletanos, séptimos en la tabla con 22 puntos, mientras que los castellonenses ocupaban la plaza decimosexta, con 16 puntos y 4 negativos.

Un entrañable colega de la información deportiva, Santiago Gallego, había tenido los arrestos de hacerse cargo de un club en bancarrota para devolverle en un solo año a la Segunda División, y para premiar su buena gestión desde el banquillo mantuvo como entrenador a un hombre de la casa, Héctor Martín.

La plantilla blanquivioleta, para afrontar la campaña 1971-72, se había reforzado con el portero José Antonio Aramayo, procedente del Mirandés, el centrocampista Eduardo Berriozabal, del Eibar, y el delantero Ignacio Usandizaga, con pasado en las filas de la Real Sociedad. Por cierto, este último era nieto del insigne José María Usandizaga, autor de la música de una de las zarzuelas más hermosas, 'Las Golondrinas'.

Aramayo estuvo dos temporadas en Valladolid, disputando 40 partidos de Liga y 4 de Copa, aunque su trayectoria más larga en el Pucela la tendría más tarde como masajista, echando raíces a orillas del Pisuerga. Usandizaga era un jugador con clase, pero sin la intensidad para poder abrirse paso en el mundo del fútbol; estuvo solo un año en el que disputó 19 partidos de Liga y 2 de Copa. El de mejor rendimiento fue Berriozabal, un centrocampista potente y luchador, que en las tres temporadas que jugó aquí intervino en 68 partidos de Liga y 11 de Copa, fichando después por el Osasuna.

Los tres intervinieron en aquel partido contra el Villarreal, que se resolvió con victoria vallisoletana por 2-0, siendo Lizarralde y Astrain los autores de los goles. El primero, a los 51 minutos, con un disparo desde fuera del área, y el segundo, a los 57, con un cabezazo, que no era precisamente la mayor habilidad de su autor, Luis Astrain.

Los tres fichajes más representativos del Valladolid en la campaña 1971-72, todos ellos vascos: Usandizaga, Berriozabal y Aramayo, agachado, el día de la presentación de la plantilla en el Viejo Zorrilla.
Los tres fichajes más representativos del Valladolid en la campaña 1971-72, todos ellos vascos: Usandizaga, Berriozabal y Aramayo, agachado, el día de la presentación de la plantilla en el Viejo Zorrilla. / J. M. O.

Con el murciano Jiménez Sánchez de árbitro, estas fueron las alineaciones:

Real Valladolid: Aramayo; Delio, Docal, Pérez García; Segura, Berriozábal; Astrain, Lorenzo, Álvarez, Lizarralde y Cardeñosa, sustituido por Usandizaga en el minuto 72.

Villarreal C.F: Javi; Bernal, Esteve, Chufi; Folch, Linares; Casco, Jorge, Burguete, Erviti e Hidalgo. En el minuto 69, Polo sustituyó a Linares.

Ascendieron a Primera Oviedo, Castellón y Zaragoza, el Real Valladolid terminó séptimo, y el Villarreal decimoséptimo, acompañando a Tercera División al Ferrol, Jerez y Langreo. Desde el punto de vista deportivo, aquella fue una temporada discreta para el Valladolid, cuyo objetivo era fundamentalmente el de asentarse en la categoría perdida como colofón a la borrascosa última campaña de Antonio Alfonso al frente del club.

Sin embargo, sí se produjo un descubrimiento estelar en el tramo final del torneo liguero, con la aparición de uno de los grandes talentos forjados en este club, Jesús Landáburu. Saso y Pepe Rodríguez, antiguo jugador blanquivioleta, le descubrieron en el colegio San José, convenciéndole para fichar con los juveniles del Real Valladolid, a la espera de que llegase su oportunidad. Con la permanencia asegurada, Héctor Martín le hizo debutar con el primer equipo el 7 de mayo de 1972, contra el Mestalla en Valencia. Tenía 17 años.

La vida cotidiana

Cuando el Villarreal visitó por primera vez el estadio del Paseo de Zorrilla, el fútbol era una diversión más de las que tenían los vallisoletanos en su vida cotidiana.

Los aficionados a los seriales radiofónicos seguían en la sintonía de 'La Voz de Valladolid' los avatares de una de las más exitosas novelas, 'Simplemente María', mientras que los que preferían el cine, tenían catorce salas comerciales para elegir su película preferida. Zorrilla ostentaba la calificación de Sala Especial y ofrecía películas en versión original.

Un kilo de arroz costaba entonces 13,20 pesetas, y el de pan candeal 12,60. La temperatura máxima que se registró aquel 30 de enero de 1972, fue de cinco grados.

 

Fotos

Vídeos