Segunda División B

El Promesas saca un punto de Pasarón

Pablo, autor del gol blanquivioleta,en un partido anterior. /R. Jiménez
Pablo, autor del gol blanquivioleta,en un partido anterior. / R. Jiménez

Pablo adelantó a los blanquivioletas y Pazos empató de penalti

BRAIS ALONSO/ OPTAPontevedra

El filial del Valladolid saca un punto de un campo complicado en su visita a Pontevedra. Los jugadores que entrena Miguel Rivera jugaron un partido serio y apenas sufrieron, pero un penalti de Mario a quince minutos del final les privó de la victoria. Pablo anotó el tanto del cuadro blanquivioleta.

1 Pontevedra

Edu; Nacho López, Víctor Vázquez, David Castro; Javi López, Jesús (Mouriño, min. 57), Kevin Presa, Álex González; (Álex Fernández, min. 76), Pedro Vázquez (Javi Pazos, min. 68); y Arruabarrena.

1 Promesas

Samu; Apa, Mario, Salisu, Corral; Pablo (Jardel, min. 78), Zalazar (Carrascal, min. 63), Raúl, Kike, Waldo (Abel, min. 86); y Dani Pedrosa.

Goles:
0-1 Pablo (min. 43). 1-1 Javi Pazos, de penalti. (min. 75).
Árbitro:
Sr. Ruiz Álvarez (Comité asturiano). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores del Pontevedra Pedro Vázquez, Romay y David Castro; y a Waldo del Valladolid B.
Incidencias:
Pasarón. 2.000 espectadores

Durante los primeros 45 minutos el encuentro se quedó huérfano de ocasiones y vivió un juego de disputa en el centro del campo en el que el balón y el dominio cambiaron de dueño por tramos. El primero, hasta el ecuador del primer periodo, de control pontevedrés. A partir de ahí, la balanza se decantó del lado blanquivioleta.

Ese dominio de los jugadores del filial vallisoletano fue suficiente para que el primer tanto de la tarde subiese al marcador a escasos minutos del descanso. Una buena jugada trenzada entre Zalazar y Pablo sirvió para encontrar agujeros en la línea defensiva local y el propio Pablo consiguió adelantar al Pucela en un disparo que, tras golpear en un defensa del Pontevedra, despistó por completo a Edu. Era el primer disparo entre palos de todo el partido para cualquiera de los dos equipos.

La segunda mitad siguió un guion parecido a lo hasta entonces visto, poco trabajo en las dos áreas. Si bien el Pontevedra trató de meter una marcha más al juego para generar ocasiones. Así, Arruabarrena envió a los diez minutos de la reanudación el balón alto tras rematar con el pecho un centro de Romay. La respuesta visitante no se hizo esperar y Edu hizo la intervención del partido tras desviar a saque de esquina un disparo raso a la cepa del poste enviado por Dani Pedrosa.

Sin un dominador claro, el partido se iba a concretar por detalles y el árbitro, atento a ellos, vio el agarrón de Mario a Javi Pazos dentro del área para decretar la pena máxima. El delantero del Pontevedra tomó la responsabilidad de lanzar él mismo la pena máxima y restaurar las tablas. Tras el gol, más por empuje que por juego, el Pontevedra despertó y ya en el tiempo añadido Samu tuvo que detener dos disparos potentes desde fuera del área para evitar que el Pucela B regresase a casa con una derrota que hubiese supuesto un castigo exagerado para lo visto durante los 90 minutos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos