Real Valladolid

Pucela y Espanyol se juegan el liderato de Primera

Sergio observa la estirada de Masip, durante el ejercicio de tiros a puerta en el entrenamiento de ayer./RODRIGO JIMÉNEZ
Sergio observa la estirada de Masip, durante el ejercicio de tiros a puerta en el entrenamiento de ayer. / RODRIGO JIMÉNEZ

Sergio, que no alineará a Óscar Plano de inicio y cuenta con Olivas, anuncia que no cambiará la forma de jugar

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Una victoria ante el Espanyol convertiría esta noche al Real Valladolid en colíder provisional de Primera, igualado a puntos con el Barça, un hito que rubricaría la excepcional trayectoria del Pucela desde que Sergio González se hizo cargo del banquillo blanquivioleta. La victoria de los de Rubi permitiría a los periquitos dormir como líderes destacados. Sergio González no quiso siquiera tener en cuenta esta circunstancia ayer, durante su comparecencia ante la prensa porque, afirmó, nos confundiríamos. «Solo pensamos en que si ganamos tendremos 18 puntos y estaríamos mucho más cerca de la salvación. No podemos pensar en otra cosa. Todo lo demás se lo dejamos a los aficionados».

Para afrontar el partido, el míster hizo votos por mantener el sistema tradicional. «Creo que los dos [él y Rubi] vamos a ser fieles a lo que nos ha dado de comer; a lo que nos ha hecho ser fuertes; a lo que el equipo conoce, controla y ejecuta con confianza y contundencia». Así descartaba ayer Sergio González la posibilidad de cambiar de sistema ante un equipo cuyo entrenador, Rubi, conoce muy bien cómo juega el Pucela. Desveló, sin embargo, algunas de las incógnitas vinculadas a las bajas por lesión. «Kiko [abandonó el campo del Betis el pasado domingo por una torcedura de tobillo] está muy bien. Su evolución ha sido tan positiva que incluso él se ha sorprendido. No debería haber ningún problema para que fuera de la partida».

Opinión diferente le merecía la evolución de Keko: «Lleva tres días entrenando con el grupo y mucho tiempo fuera por las molestias en el talón. Tiene compañeros que físicamente están a nivel mucho más alto y, hasta que no se encuentre a un nivel parejo, vamos a esperar.

Sobre Óscar Plano aportó argumentos para justificar su inclusión:«Su lesión era distinta [una luxación de hombro]. A nivel de piernas ha hecho las sesiones como todos, de ahí que entre Plano y quede fuera Keko».

La razón por la que Joaquín entra por primera vez en una convocatoria descarta la participación de Borja en el centro de la zaga, como posible recambio de Olivas. «Joaquín entra para cubrir las espaldas por el tema de Kiko», explicó.

Sergio explicó las dificultades del encuentro de esta noche: «Es un rival que sabe tener la posesión y sin balón hace transiciones buenas, porque tiene velocidad arriba con Sergio y si se le complica la salida de balón juega con Borja. Es un equipo completo con un entrenador que conoce la entidad y ha conectado con los futbolistas».

110 kilómetros por partido

En su análisis del rival, Sergio González aportó un dato significativo: «El Espanyol está haciendo de media en cada partido 113 kilómetros; juegan al fútbol pero también corren. Nosotros estamos en 110. Vamos a intentar superar esta media». El entrenador del Real Valladolid hizo referencia a la recuperación de los futbolistas, que juegan cinco días después del desplazamiento a Sevilla. «El cuerpo técnico está pendiente de equilibrar las cargas, las fuerzas, el desgaste y sobre todo busca que los jugadores estén frescos para el partido, que tengan muchas ganas de jugar, que estén cómodos, ágiles».

El técnico, 'ex' del Espanyol no aceptó que haya un resquicio de voluntad de revancha en una eventual victoria frente al que fuera su equipo como jugador y como entrenador. «No. Agua pasada no mueve molino. Yo creo que el partido especial par mí será en Cornellá. El de mañana va a ser un partido bonito pero no tendrá esa carga emocional de lo que fue mi casa hace mucho tiempo como jugador y como entrenador: cambiarme en un vestuario distinto al que estaba acostumbrado, un banquillo distinto, volver a ver como míster a gente que conozco desde pequeñajo. Allí si que va a ser impactante el tema sentimental».

Sergio González rememoró un argumento que se refuerza con cada victoria de los más modestos: «Cuando los grandes dejan de ganar puntos, la permanencia de los modestos se pone mucho más difícil. La línea de salvación, más lejos. Pero tampoco vamos a mirar tan lejos». El míster del Pucela, por si acaso, quiso guardarse las espaldas. «Tenemos un partido difícil. Esperemos que la gente se dé cuenta de eso. Será un partido en el que quizás ellos estén mejor que nosotros. Ojalá que la gente lo entienda y lo acepte. Es un partido complicado, aunque nosotros vamos a salir a ganarlo».

Plano, repuesto de Lujo; Olivas, de salida
Kiko Olivas durante el entrenamiento de ayer. / R. J.

«Plano, de inicio, no va a jugar». No tenía dudas Sergio González sobre la forma en la que tiene previsto reincorporar al mediapunta madrileño al equipo. «Tiene que superar esa fase de chocar y quitarse el miedo» (acaba de superar una luxación en el hombro). Estoy seguro de que aportará mucho saliendo del banquillo» remató, adelantando que jugará. El entrenador del Real Valladolid tampoco tenía dudas sobre Kiko Olivas como pareja de Calero en el centro de la defensa. «Joaquín ha sido convocado por si acaso».

Admitió también Sergio González que está desapareciendo el factor sorpresa del Real Valladolid. «Digamos que si antes no nos prestaban atención, ahora sí lo hacen. Al ser novatos parecía que nos iba a costar más pero hemos superado esa etapa y eso ha alarmado más a los equipos rivales. Antes nos veían como un rival asequible pero la trayectoria que llevamos hace que nos tengan más en cuenta», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos