«El punto es bueno si ganamos el martes»

Joaquín protege el balón ante el acoso de un rival. /Rafa Gutiérrez
Joaquín protege el balón ante el acoso de un rival. / Rafa Gutiérrez

El vestuario valora el empate en su justa medida, consciente de que ante el Girona no puede fallar. «Con tantas tortas como nos llevamos, estamos fuertes», asegura Antoñito

El Norte
EL NORTEVitoria

Un empate que sabe a poco... salvo que el martes se consigan los tres ante el Girona. Solo entonces el escenario se verá de otra manera. El vestuario era consciente al término del partido de las dos partes bien diferenciadas vividas en Mendizorroza. que

El almeriense Joaquín, en Vitoria centrocampista, fue de los más destacados en el campo. «No entramos como debíamos hacerlo y en la segunda parte creo que hemos competido y nos hemos llevado un punto valioso. Ahora tenemos rivales directos que tenemos que ganar», ha asegurado, apuntando que «queríamos la victoria y a por ella veníamos. Tenemos un partido a la vuelta de la esquina y hay que ir a por ello. Aún quedan cinco partidos y sabemos que esto va a ser así hasta el último partido».

Joaquín se estrenó, además, como goleador en Primera División. «Se lo he dedicado a mi chica, aunque como seguíamos abajo en el marcador tampoco teníamos mucho tiempo para celebrarlo», ha comentado.

Por su parte, Antoñito Regal dio por bueno el punto «si ganamos el martes», apuntando que este equipo «se levanta siempre. Ahora quedan cinco finales, creo que de tanta hostia como nos han metido estamos fuertes para afrontarlo».

El lateral andaluz reconoció que el Valladolid pudo ganar pero también perder, quedándose con la reacción del equipo tras los dos goles encajados en la primera media hora de juego. «El equipo ha tenido ocasiones claras y el punto hay que darlo como bueno si ganamos el martes. Nos hemos sabido reponer», señalando sobre el error inicial de Yoel que «este es un grupo bueno, y todos fallamos y hacemos las cosas bien o mal. La media hora ha sido mala de todo el equipo, no solo de Yoel», afirmando para concluir que «ahora hay que ganar sí o sí delante de nuestra gente».