El Real Valladolid abonará 9 millones de su deuda con Hacienda antes de final de temporada

Imagen del palco, con Carlos Suárez saludando al alcalde, en el partido ante el Girona. /Villamil
Imagen del palco, con Carlos Suárez saludando al alcalde, en el partido ante el Girona. / Villamil

Los diez millones restantes los pagará en distintas cuotas durante catorce años: 4,8 en la 2019/20, 2,01 en la 20/21, 715.000 euros hasta la 2024/25 y 207.000 hasta la temporada 2032/33

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Dos batallas libra el Real Valladolid esta temporada, y la que tiene a toda una ciudad pendiente sobre el terreno de juego repercute, y mucho, en su futuro y estabilidad como entidad a corto plazo. El año considerado como clave para sanear sus cuentas multiplicará su importancia de manera exponencial si finalmente consigue la permanencia en la máxima categoría. Si salva ese obstáculo, la caja fuerte respaldará aún más la planificación deportiva de la próxima temporada toda vez que en la presente ha estado más pendiente de la deuda concursal y de su compromiso con la Agencia Tributaria.

El pasivo por la deuda concursal registró un saldo vivo de 19,7 millones de euros al cierre del primer semestre de la temporada (a 31 de diciembe de 2018), y de esta cantidad unos 9 millones se cancelarán antes del próximo mes de junio. El resto se abonará en temporadas sucesivas según las cuotas estipuladas en su momento hasta saldar la deuda definitivamente en la campaña 2032/33.

El plazo de amortización fijado en el convenio con los acreedores, celebrado en la temporada 2014/15, estableció un máximo de ocho años para el crédito ordinario y el mismo para el subordinado, que se inicia una vez se amortizado el ordinario.

Así, el Real Valladolid deberá abonar una cantidad de 4,8 millones de euros en la 2019/20 y 2,01 más en la 2020/21. Desde entonces, las cuotas pasarán a ser de 715.000 euros anuales hasta la 2024/25 y de 207.000 euros hasta la 2032/33, fecha en la que habrá cumplido con todos sus compromisos.

Así se contempla en la auditoría semestral que deben enviar los clubes a la Liga de Fútbol Profesional (LFP), en un balance que ha resuelto esta temporada su equilibrio patrimonial además de provisionar créditos a deudas pendientes como la adquirida en su día por el Real Murcia, y que asciende a 395.609 euros. «En la negociación que hicimos en su día con televisión había una cláusula por la que nos comprometíamos a indemnizar al resto de clubes si abandonábamos el grupo. Hubo dos clubes que se salieron, y de ahí que hasta que no regrese al fútbol profesional el Murcia nos debe esa cantidad», asegura Carlos Suárez, entonces presidente y ahora consejero delegado del club blanquivioleta. En este apartado y hasta llegar a los 463.000 euros pendientes de cobro, hay 34.822 euros corresponden al Hércules Club de Fútbol y otros 6.000 euros de la participación de la entidad blanquivioleta en una sociedad constituida por clubes de fútbol.

Como la normativa establece que no puede haber deudas entre clubes, el Real Murcia estará obligado a hacer efectiva esa cantidad en cuanto vuelva a competir en una liga profesional.

El consejo de administración del Real Valladolid espera que el beneficio neto al término de este curso alcance los 14 millones de euros después de satisfacer una partida de gastos que en el caso de la plantilla asciende a 19,44 millones por 3,22 del apartado de empleados.

Con este balance y los 9 millones de euros satisfechos con Hacienda, la próxima temporada generaría más ingresos para destinar a la parcela deportiva. Además de los que le corresponden por su vuelta a Primera División habría que añadir los que no ha sumado esta temporada, y que proceden de su masa social. En este punto cabe recordar que 9.025 de sus abonados este año no ha pagado por su carné, y un total de 2.300 han pagado lo mismo que en el curso anterior.