Fútbol | Primera División

El Real Valladolid cae ante el Espanyol y sigue sin encontrar soluciones a la crisis

Alcaraz, Joaquín y Masip, tres de los que se salvaron de la quema. / LOF

Pese a que supo rehacerse del gol a los 18 segundos, en la segunda parte acabó superado por un Espanyol que solo hizo que aprovechar los regalos de la zaga blanquivioleta

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOS

Apretaba ya, ahora un poquito más y, a la vista de lo poco que intimida para quien la llevan al cuello, quien sabe lo que la soga puede llegar a ahogar cuando el equipo caiga a puestos de descenso. Y viendo la trayectoria, el calendario a corto plazo –Real Madrid y Eibar– y cómo se descompone el equipo ante cualquier contratiempo, es una situación que llegará más pronto que tarde. Ya no es cuestión de sistema, algo que dejó claro la derrota ante el Espanyol. Da igual jugar con tres o con cinco atrás, con uno o dos delanteros, Ünal de medio estorbo o Masip de mediapunta si saltas al campo con el partido empezado. De poco sirve que el planteamiento se amolde al grupo si este llega tarde a los partidos. Y el Valladolid, por enésima vez en esta temporada, entró después del primer gol...y no precisamente para celebrarlo.

El minuto cero sirvió de declaración de principios en uno y otro lado. Por si a alguno no le había quedado claro, Rubi no deja de insistir cada vez que tiene ocasión que lo importante es el juego. El sello, la identidad, lo que quedará mañana cuando no esté en el banquillo. Y en esa línea, y en vista que los suyos andaban algo atascados cara a puerta, dio entrada en su once a Hernán Pérez para acompañar al chino Wu Lei, Borja Iglesias y el canterano Melendo, un puñal en banda, además de Darder.

3 Espanyol

Diego López; Rosales, David López (Lluís López, min.20), Mario Hermoso, Dídac Vilà; Melendo, Marc Roca, Darder; Hernán Pérez (Granero, min.59), Wu Lei (Puado, min.84), Borja Iglesias.

1 Real Valladolid

Masip; Kiko Olivas, Borja Fernández (Moyano, min.49), Joaquín (Keko, min.70); Antoñito, Anuar, Alcaraz, Nacho; Óscar Plano; Uñal (Plaza, min.70), Guardiola.

Goles
1-0, min.1: Borja Iglesias; 1-1, min.17: Alcaraz; 2-1, min.55: Mario Hermoso; 3-1, min.65: Wu Lei.
Árbitro
Cordero Vega (comité cántabro). Amonestó a Darder (min.52), Nacho (min.69), Borja Iglesias (min.90) y Alcaraz (min.90).
Incidencias
Partido correspondiente a la vigésimosexta jornada de LaLiga Santander disputado en el RCDE Stadium ante 20.467 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por Manuel Idígoras, exfutbolista del Espanyol.

El mensaje de Sergio, en otro contexto, tampoco sembró indiferencia. Si 24 horas antes se había caido Verde, 24 horas después fue Míchel quien perdió su sitio para dar paso a una nueva fórmula con Borja cubriendo las espaldas de Alcaraz y Anuar. Además, y como en la anterior visita a Barcelona, dos delanteros. Un guiño a lo visto en el Sánchez Pizjuán con algo más de pólvora –allí formaron Leo Suárez y Cop– y unas cuantas dudas. La primera tardó algo menos de medio minuto en asentarse. Si el minuto cero las había sembrado, los cinco primeros las acrecentó. Prácticamente en esos 300 segundos llegó todo el peligro local en la primera parte. Eso sí, ¡vaya 300 segundos!

Si en su día Víctor y Llorente necesitaron 7 para marcar, a Borja Iglesias le bastaron 18 segundos para llevar un balón en profundidad de Melendo a la red. Un golpe duro que hizo que se tambalearan los cimientos defensivos en el arranque. Yque bien pudieron echarlos abajo casi de forma definitiva si Masip no hubiera sacado un pie prodigioso en un mano a mano con Darder segundos después.

Un cabezado de Wu Lei a los cinco minutos puso fin al peligro y también a a caraja blanquivioleta. El Valladolis se sobrepuso rápido y la reacción no se hizo esperar. Alcaraz recuperó mando y su espacio en el centro del campo, y el Valladolid lo notó. Superado el susto inicial, los laterales hicieron su trabajo ocupando todo el carril y el Espanyol lo acusó. Primero fue por la izquierda, con Nacho protagonista atrás y también adelante con un balón a Plano que éste cruzó demasiado y que fue la antesala del gol. Antes Guardiola había recobrado también actividad, en una acción de '9' puro que pudo abrir el marcador. Un eslalon para superar a Roca y David López que murió manso en manos de Diego López.

Más información

Y del aviso por banda izquierda a a la consumación por la derecha, donde Guardiola pescó un balón pegado a la cal, buscó la llegada de un compañero y el balón encontró a Alcaraz al borde del área para que este la pusiera pegada al palo izquierdo e hiciera el empate.

Con las cosas en su sitio y el dibujo ya perfilado, el Valladolid se hizo con el control del tablero. Borja empujó a los suyos hacia arriba, Plano ganó presencia y Guardiola empezó a robar carteras arriba. La que le robó a Lluís en carrera pudo perfectamente cambir el signo del partido. Era el primer minuto del descuento y el delantero había ganado en velocidad un balón que tenía perdido y convertido un penalti una acción que a priori no conllevaba peligro. Alcaraz recogió el balón pero Guardiola, con confianza, se lo quitó de las manos. Y su lanzamiento lo detuvo Diego López.

La acción que pudo cambiar el partido –también por lo psicológico– se fue al limbo. Y con ella, también las opciones de victoria.

Para colmo, la lesión de Borja a los tres minutos de la reanudación obligó al primer cambio de planes. Moyano ocupó la banda derecha, Antoñito subió metros y el esquema, cuando quiso recuperar el 4-4-2 habitual, había encajado ya el 2-1 en un error de marca de Ünal a la salida de una falta que encontró solo a Hermoso cara a cara con Masip. Lo que vino después fue ya un proceso de descomposición que se inició con un disparo de Óscar Plano aujstado al palo derecho de la portería de Diego López y que acabó con la afición local celebrando primero el estreno goleador en España del chino Wu Lei y haciendo en última instancia la ola en la grada.

Con el 3-1 y Stiven Plaza en la banda esperando el cambio, Sergio quemó cartuchos dando salida al ecuatoriano y a Keko para terminar el partido con Moyano como central. Con Plaza renqueante después de probar en carnes propias el recibimiento a la liga española y con un último disparo arriba de Plano.