El Real Valladolid busca un delantero... sin dinero en los bolsillos

Sergi Guardiola conduce el balón ante la llegada de Borja en partido de la temporada pasada. /R. Gómez
Sergi Guardiola conduce el balón ante la llegada de Borja en partido de la temporada pasada. / R. Gómez

La dirección deportiva rastrea el mercado en busca principalmente de un delantero cedido. La llegada de Sergi Guardiola a Zorrilla depende de que el Córdoba, que quiere hacer caja con su salida, acepte una cesión

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

No es desconocida la música que suena estos días en las oficinas de Zorrilla. Se escucha de fondo cada Navidad desde hace 90 años, y la tararean de memoria todos los que han pasado por la dirección deportiva. El estribillo empieza por la necesidad de incorporar jugadores para reforzar la plantilla y termina con la obligación de hacerlo sin dinero en la caja. Y en ésas se encuentra el último inquilino de la casa, Miguel Ángel Gómez, que de un tiempo a esta parte, y a cuatro días de iniciarse el mercado invernal, viene rastreando jugadores que encajen en el perfil de 'bueno, bonito y cedido'.

La prioridad, amén de otras líneas más prescindibles, es la de incorporar un delantero que aumente la competencia y se ajuste a las pretensiones del técnico y a las características que acostumbra a buscar el director deportivo. No son muchos los que se ajustan a ese modelo, pero la base de datos que se maneja en Zorrilla es tan amplia a día de hoy que no ha resultado difícil dar con el elegido. Otro cantar bien distinto es la negociación.

El elegido es Sergi Guardiola, conocido por los aficionados del Real Valladolid por su pasado reciente en el Córdoba, y que esta temporada apenas ha contado para José Bordalás en las filas del Getafe –27 minutos ha jugado en diecisiete jornadas–. Goleador –marcó 22 goles la temporada pasada en Segunda División, los mismos que Borja Iglesias–, con buena proyección y en el momento ideal para explotar en Primera División, Guardiola tiene muy claro que quiere hacerse hueco en la máxima categoría del fútbol español y ya ha expresado en varias ocasiones que su deseo es probar suerte en Valladolid.

El ariete murciano se ha desvinculado esta misma semana del club madrileño, donde no ha tenido opciones de demostrar su valía en una delantera con 'overbooking', y ahora espera una decisión de su club de origen, el Córdoba, para volver a hacer las maletas. Es aquí donde radica el principal de los problemas.

La delicada situación económica que atraviesa el club andaluz condiciona cualquier movimiento y convierte sus urgencias en un obstáculo en la operación salida. De hecho la cesión de Sergi Guardiola al Getafe incluía una opción de compra de diez millones de euros que el club de Ángel Torres no ha hecho efectiva, y ahora su precio podría oscilar entre los 3 y 4 millones.

Desvinculado del Getafe donde solo ha jugado 27 minutos, Sergi Guardiola quiere seguir en Primera

Asfixiado por las deudas y acuciado por su mala situación deportiva –antepenúltimo en liga–, el club que preside Jesús León ve en la salida de Guardiola la solución a sus problemas, por lo que es harto complicado que acepte una nueva cesión. En este escenario, la única llave que le quedaría a la dirección deportiva del Real Valladolid, al margen de la negociación, es ingresar en los próximos días alguna de las cláusulas que tienen sus jugadores más codiciados en el mercado. A nadie se le escapa que el que más viene sonando en las últimas semanas es el nombre de Fernando Calero, si bien el propio Miguel Ángel Gómez ha reiterado en más de una ocasión que no ha recibido ninguna oferta por el central de Boecillo –con una cláusula de 11 millones de euros–.

Mientras tanto, desde Córdoba se empezarán a escuchar ofertas por Guardiola a partir del 1 de enero, lo que también facilitaría a los andaluces acudir al mercado de invierno al ver desbloqueado su límite salarial. Por el momento tanto el Real Valladolid como el Málaga han mostrado interés por el jugador, si bien la opción del Málaga la ha descartado el propio jugador por su deseo de seguir en la máxima categoría.

Si la operación Guardiola no llega a buen puerto, en las oficinas de Zorrilla manejan otras opciones para reforzar la posición de delantero, aunque son igual de difíciles al no haber dinero en la caja. En un segundo escalón se encuentra la opción de incorporar a Enric Gallego, pichichi de Segunda con 14 goles en 19 jornadas, pero en su caso son más las 'novias' que están detrás de sus pasos. La declaración de intenciones del Extremadura, al manifestar que escuchará todas las ofertas por el jugador, es ya de por sí una mala noticia para el Real Valladolid.