El Real Valladolid se despide de la Copa con dignidad

Cop intenta progresar ante la defensa rival. / A. Mingueza

Un inexistente penalti revisado por el VAR y corroborado por un pésimo Alberola Rojas dejó al Pucela sin capacidad de reacción

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

El VAR, una vez más el VAR, en el día en el que sus responsables se felicitaron de lo bien que había funcionado todo, volvió a liarla en Zorrilla. Gil Manzano, en concreto, que es el señor que estaba vigilando las imágenes en Las Rozas. Este buen hombre decidió que una jugada que no había protestado ni el hiperactivo Bordalás debía ser revisada por Alberola Rojas. Y se pitó un penalti que nunca se le hubiera señalado al Madrid, el Barcelona o el Atlético. Ángel lo transformó y con ello dejó sentenciada la eliminatoria. Ronaldo debe tomar con urgencia cartas en el asunto y protestar y dar un golpe en la mesa. De lo contrario, alguien en Madrid acabará por fastidiarle la inversión. Las imágenes son tan claras, tan evidentes. Es Hugo Duro el que tropieza con el pie de Antoñito, que solo puede entenderse la decisión de Alberola Rojas por una orden directa de perjudicar al Valladolid. De otra manera no puede entenderse tamaño error en uno de los mejores árbitros de la Liga. O así considerado, al menos.

La flagrante injusticia, al menos, permitió que el Valladolid sacara su vena más corajuda y se fuera sin miedo al ataque. Lo malo es que los de Sergio necesitan no menos de cuatro ocasiones para hacer un gol. Y crear cuatro ocasiones claras al Getafe es complicado.

Hasta el momento en que Alberola fue a visionar la jugada al monitor, el partido era bastante insulso. A partir de la arbitraria decisión del colegiado, al menos el Valladolid se encorajinó y buscó el gol del empate. Lo tuvo Verde y lo tuvo Cop. Uno encontró al portero y el croata se encontró a sí mismo, por lo que en lugar de encarar a Chichizola, se dio la vuelta y retrasó el balón.

El caso es que toda la estrategia había saltado por los aires porque en Las Rozas así lo consideraron, así que en la segunda parte solo cabía esperar un ejercicio de generosidad de los suplentes para con el sufrido público que aguantaba la niebla y el fresquito invernal tan propio de Pucela.

1 Real Valladolid

Yoel, Antoñito, Joaquín, Salisú, Nacho, Alcaraz, Anuar, Keko (Plano, min. 67), Verde, Leo Suárez y Cop (Ünal, min. 67)

1 Getafe

Chichizola, Damián, Bruno, Ignasi Miquel, Foulquier, Flamini (Maksimovic, min. 46) Arramberi, Rober Ibáñez (Djené, min. 67), Duro, Ángel y Samu (Mata, min. 81).

Goles
0-1, Ángel, de penalti revisado en el VAR. 1-1, min. 49: Verde remata con el interior del pie un centro de Antoñito.h
Árbitro:
Alberola Rojas. Uno de los más prometedores árbitros de la Liga. Ayer no tuvo su día. Amonestó a Anuar, Chichizola, Nacho, Antunes (en el banquillo), Alcaraz, Djené,

Y lo hicieron. Vaya si lo hicieron. Sin prisa, pero con intensidad, recordando el mejor Valladolid de principios de temporada, el Pucela se metió en el partido con un centro de Antoñito y un remate de Verde delicioso con el interior del pie.

Pero el Getafe no quería sustos, y al tanto del napolitano reaccionó con personalidad, se fue arriba, mandó un balón al palo y puso defensa de tres centrales. Mucho arroz para este Pucela, que no puede luchar contra tanto elemento en este momento de la temporada. Y más cuando los cambios no surtieron el efecto deseado. Al menos, el público pudo corear el nombre de Jaime Mata. Fue la nota emotiva de un partido marcado por el VAR y porque, oh sorpresa, el Valladolid falló un nuevo penalti. Y van tres. Hay que practicar más.