El Real Valladolid gestionará los viajes de los aficionados la próxima temporada

David Espinar, con José Antonio Pérez al fondo y Jorge Santiago en primer plano, durante la asamblea./ Rodrigo Jiménez
David Espinar, con José Antonio Pérez al fondo y Jorge Santiago en primer plano, durante la asamblea. / Rodrigo Jiménez

El gasto en viajes en la última campaña, organizados desde la Federación de Peñas del club, ascendió a 212.000 euros. El borrador presentado por la entidad no es del agrado de los peñistas, que pierden privilegios

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

El Real Valladolid gestionará a partir de la próxima temporada los viajes que realicen los aficionados. Así se lo hizo saber el club, a través de David Espinar y Jorge Santiago, a los representantes de la Federación de Peñas en la asamblea general celebrada en la tarde-noche del pasado miércoles, una reunión que contaba con más puntos de la orden del día pero que quedaron relegados debido a la relevancia de este anuncio.

En este primer borrador que contiene veinte puntos, presentado por Espinar y Santiago minutos antes de iniciarse la asamblea, se expone que los peñistas dejan de organizar los desplazamientos como se venía haciendo hasta ahora y que pierden al mismo tiempo la organización de diferentes actividades. El gasto en viajes de los aficionados del Real Valladolid en la última temporada ha ascendido a 212.043 euros (4.369 entradas correspondientes a 19 partidos, dos de ellos en Getafe, Liga y Copa del Rey), de modo que el escaso margen que le quedaba servía a la Federación de Peñas para celebrar distintas actividades, caso del Día del Peñista, la gala de inicio de temporada o jornadas de hermanamiento con otras aficiones. «Siempre hemos dado un precio coste al peñista y el margen tampoco era muy grande. De hecho hay viajes que se han hecho con 30 personas en el autocar», apunta José Antonio Pérez, presidente de los peñistas, que desconoce el porcentaje o descuentos que pretende incluir el club en el convenio. En función de esas cifras, aún desconocidas, podría variar el precio del carné de peñista que hasta la fecha era de 8 euros al año. En el último año la cifra de peñistas ha ascendido a 1.970.

«Se tiene que firmar, pero hay que intentar que el acuerdo sea bueno para las dos partes», señala Pérez, que confía en encontrar la fórmula para compensar esta pérdida tan relevante para los aficionados que acompañan al primer equipo por todos los campos de España.

Desde el club se apunta a la obligatoriedad por ley de empezar a gestionar la venta de entradas. «Nosotros somos los que pedimos las entradas y los que tenemos que ponerlas a la venta», asegura Jorge Santiago, que se ciñe al estricto cumplimiento de la ley. «Se pueden matizar los otros puntos del convenio, pero ese es obligado», asevera.