El Real Valladolid tiene los hombres necesarios para jugar con tres centrales

El autor analiza la disposición que podría utilizar el conjunto blanquivioleta para utilizar este sistema tan de moda

Alcaraz y Kiko Olivas intentan despejar el balón en el choque ante el Atlético de Madrid disputado en Zorrilla. /Ramón Gómez
Alcaraz y Kiko Olivas intentan despejar el balón en el choque ante el Atlético de Madrid disputado en Zorrilla. / Ramón Gómez
JAVIER YEPES

Ahora que en nuestro fútbol el debate sobre un sistema de juego con tres centrales se ha puesto de moda, abriendo el melón técnico de las especulaciones, me animo a sumarme a la tertulia para contarles mi opinión.

Partiendo de la base de que con papel y lápiz para escribir una alineación cualquier español es un entrenador en potencia, máxime si tiene a quien contársela y discutirla, voy a ejercer de aficionado con mi Pucela.

La presencia de Joaquín como central novedoso frente al Villarreal y su buen hacer en el choque alimentan la idea de poder ejercer la solución de moda dentro de nuestro equipo.

Que Masip contemple a tres escuderos por delante con Kiko Olivas y Calero más Joaquín en el medio no parece mala idea dadas sus características de juego. Y si alguien es capaz de reforzar esa zona defensiva en posición ligeramente mas adelantada ese es Rubén Alcaraz.

Que los dos volantes creadores, a los costados de Rubén, y más adelantados, sean Míchel Herrero y Óscar Plano no ofrece dudas por su alto bagaje técnico e idoneidad (diestro y zurdo) para manejar esa zona de creación. Que Plano no pueda jugar en Barcelona solo es una circunstancia. El peso de las maniobras ofensivas, es decir, la solución final atacante con un 9 y un 10 acreditados recaería sin duda en Guardiola y Toni.

Llegados a este punto, solo nos quedan los dos hombres, diestro y zurdo igualmente, que ocuparían las bandas. Y aquí tenemos doble solución posible. Si queremos laterales de recorrido ahí están Antoñito y Nacho Martínez. Si por el contrario queremos extremos ligeramente retrasados con Pablo Hervías y Keko nos alcanza.

¿ Ven ustedes como hay gente? Y lo que es palmario: ¿ven como la alineación la puede hacer cualquiera? Otra cosa, bien diferente por cierto, es dirigir el grupo tras haberles motivado, ilusionado y convencido con la idea. Y es que de fútbol y de medicina casi todos opinamos; pero dirigir al equipo y firmar la receta son harina de otro costal.