Fútbol | Segunda División B

El Real Valladolid B huye de los puestos de descenso con una victoria de prestigio

Samu atrapa la pelota a los pies de Corral y bajo la atenta mirada de Salisu. /Rodrigo Jiménez
Samu atrapa la pelota a los pies de Corral y bajo la atenta mirada de Salisu. / Rodrigo Jiménez

Un gol de Miguel nada más comenzar el encuentro desniveló la balanza frente al Pontevedra, que lucha por entrar en 'play off'

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El Real Valladolid B logró hoy su primera victoria del año (la sexta del curso) frente al Pontevedra, en un partido de poder a poder en el que los de Miguel Rivera fueron capaces de aguantar la presión y hacer valer el gol anotado por Miguel a los cinco minutos de comenzar el encuentro.

Tras el tanto del delantero de Tudela, que aprovechó un error de los centrales visitantes para hacerse con el balón y batir por bajo a Edu Sousa, el Pucela intentó hacerse con el control del partido, apoyado en una férrea defensa en la que Mario y Salisu estaban ayudados por Carrascal, que en algunas ocasiones realizaba las funciones de tercer central.

1 Real Valladolid B

Samu; Apa (Navarro, min. 73), Corral, Mario, Salisu, Carrascal, Pedrosa (Casi, min. 73), El Hacen, Miguel (Jaime, min. 87), Javi Pérez y Zalazar.

0 Pontevedra

Edu Sousa; Nacho López, David Castro, Campillo, Adrián León, Kevin (Borja Domínguez, min. 48), Álex González (Pibe (min. 69), Berrocal, Arruabarrena, Pedro Vázquez y Romay (Juan Pazos (min. 69).

Goles:
1-0 Miguel, min. 5.
Árbitro:
Rezola Etxeberría (Comité Vasco) amonestó a los locales Carrascal, Miguel y Zalazar y a los visitantes Kevin, Borja Domínguez, Campillo y Berrocal.
Incidencias:
Partido correspondiente a la 23ª jornada de liga del Grupo I de Segunda División B disputado en los Anexos. Unas trescientas personas en la grada.

El dominio no era nítido, pero el Promesas era el que mejor llegaba a la portería contraria, ante el poco orden de un Pontevedra muy poco preciso durante todo el encuentro.

Miguel, al que sus compañeros buscaron constantemente mediante balones largos, tuvo otra ocasión mediada la segunda parte, tras quedarse solo ante el portero, pero un mal control le obligó a escorarse y disparar ya sin ángulo en un tiro que acabó en córner. Mario, demasiado lento, estuvo a punto de aprovechar el posterior saque de esquina, pero los defensores visitantes le limpiaron la pelota cuando se disponía a fusilar la portería.

Con poco más que esas dos acciones de peligro se llegó al descanso, tras el que el Pontevedra se lanzó a por el encuentro más por empuje que por buen fútbol.

Hasta siete ocasiones tuvieron los visitantes de anotar, aunque solo una de ellas fue clara, allá por el minuto 74. Samu, con un paradón imponente a bocajarro evitó el gol.

Esa sería la última jugada de peligro de los gallegos que pese a que lo intentaron fueron incapaces ya de generar alguna ocasión de igualar el encuentro.

Con esta victoria el Real Valladolid B, que el próximo domingo juega en Las Palmas, toma dos puntos de ventaja sobre el Burgos, que ocupa puesto de promoción, y cinco sobre el Unión Adarve, el primer equipo del descenso.