Fútbol | Primera División

El Real Valladolid intentará volver a ser fuerte atrás ante el Villarreal

Joaquín, que jugará su segundo partido como titular en liga con el equipo, salta junto a Vaclík en el choque frente al Sevilla. /Ramón Gómez
Joaquín, que jugará su segundo partido como titular en liga con el equipo, salta junto a Vaclík en el choque frente al Sevilla. / Ramón Gómez

«Comenzaremos con tranquilidad y desde la fortaleza defensiva, para después exponernos ofensivamente», ha asegurado Sergio esta mañana en la rueda de prensa previa al partido

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El Real Valladolid recibe mañana al Villarreal (21:00 horas), un partido en casa frente a uno de los equipos de la parte baja de la tabla como sucedió hace cuatro semanas ante el Rayo Vallecano (0-1) y hace dos ante el Celta de Vigo (2-1).

Con ambas experiencias en la mochila, Sergio y los suyos han planteado un encuentro en el que pretenden que el factor psicológico juegue a su favor, ante un Villarreal «con grandes futbolistas en todas sus líneas pero que no están siendo capaces de encontrar su mejor versión», como afirmó el propio técnico esta mañana en la rueda de prensa previa al choque.

Después de empezar por debajo en el marcador en ambos encuentros y en otros trece en lo que va de liga, el técnico catalán pretende que los suyos regresen a la sobriedad en defensa que les valió sus grandes números de la primera vuelta del campeonato. «Nos preocupa el hecho de encajar siempre pronto porque si no lo haces, como mínimo sumas un punto. Solo con eso ya tendríamos muchos más», relató el técnico, que no introducirá grandes cambios en su esquema táctico de los últimos choques pese a la abultada derrota de hace una semana en Huesca. «Por encima de algo estructural, no de esquema táctico, fue algo individual, de carácter y de valorar el partido que iban a hacer ellos. Hay que olvidarse de eso porque también cuando ganamos decimos que eso no sirve para el siguiente partido. La derrota en Huesca tampoco sirve para ahora», sentenció.

«Si recuperamos nuestra versión no tenemos que temer a nada»,a seguró el entrenador, que saldrá de inicio con un Joaquín en el eje de la zaga en sustitución del sancionado Calero y con Rubén Alcaraz en el centro del campo, una vez superadas unas molestias en la rodilla, el Real Valladolid se debate entre «salir en tromba a por ellos para que se den cuenta de que el partido es muy importante para nosotros», como relató Sergio, o «tener la capacidad de que ellos sean los que necesitan sí o sí ganar, porque nosotros lo que necesitamos sí o sí es puntuar; ganar sería un premio muy bonito».

Así, el entrenador opta por encontrar un camino intermedio «donde los futbolistas se encuentran más cómodos, ni ir adelante con todo ni quedarnos atrás. Empezaremos desde la tranqilidad y la fortaleza defensiva y a partir de ahí, nos expondremos ofensivamente», relató.