El Real Valladolid Juvenil estira su buen momento ante el Diocesano (4-1)

Celebración del cuarto y último gol del Valadolid Juvenil ante el Diocesano. /Henar Sastre
Celebración del cuarto y último gol del Valadolid Juvenil ante el Diocesano. / Henar Sastre

Los de Javi Baraja encadenan ya siete victorias en las ocho últimas jornadas y recortan un punto al Rayo, tercero clasificado

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

El Juvenil del Real Valladolid sigue lanzado y en buena dinámica, y ni siquiera las rotaciones provocan que levante el pie del acelerador en su carrera por cazar a los equipos de cabeza. La victoria cosechada ante el CD Diocesano (4-1), primera de la segunda vuelta, no solo le lleva a encadenar siete en las ocho últimas jornadas sino que, además, le permite acercarse a la cuarta plaza que ocupa el Rayo después del empate de los de Vallecas ante el Extremadura.

4 Real Valladolid Juvenil

Maxi; Iker, Poveda, Morante, Saeed (Cerro, minuto 61), Luismi, Óscar, Baba (Arroyo, minuto 61), Dalisson, Adri (Jairo, minuto 85) y Alvi (Álvarez, minuto 79).

1 CD Diocesano

Orioo; Ismael, Méndez, Adrián (Juanjo, minuto 25), Nacho, Clemente, Gabri (Víctor, minuto 69), Vadillo (Enrique, minuto 69), Iván, Manu (Anibal, minuto 74) y Mancha.

árbitro:
Estefan González. Mostrío cartulina amarilla al visitante Mancha.
goles:
1-0 (minuto 8): Óscar. 2.0 (minuto 38): Adri. 2-1 (minuto 41): Iván. 3-1 (minuto 44): Óscar. 4-1 (minuto 93): Arroyo.
incidencias:
Jornada 16ª de la División de Honor Juvenil, grupo 5, disputada en los anexos con setenta espectadores en la grada.

El segundo encuentro en una semana llevó a Javi Baraja a mover el once, con seis cambios con respecto al partido del jueves ante el Canillas -Víctor ni siquiera se vistió al haber jugado unos segundos por la mañana con el Promesas- y un bloque que se mostró igual de sólido sobre el campo. Con un rival enfrente que le puso en más problemas que en su última aparición -de hecho le había sacado un empate en el partido de ida-, el Juvenil tiró de recursos y calidad para deshacerse de un Diocesano que no le perdió nunca la cara al partido. Con un once que imprimió menos intensidad en la presión que el del pasado jueves, los recursos vinieron en forma de sociedad, la que formaron Óscar y Alvi en línea atacante, y la calidad la pusieron jugadores como Adri, siempre bien ubicado para no perder la posición y bien entre líneas; Baba, capaz de abarcar él solo todo el centro del campo y especialmente milimétrico en el pase en la tarde de hoy; y Dalisson, también activo entre líneas y con el regate justo para ganar ventajas en ataque.

Poveda presiona a un rival.
Poveda presiona a un rival. / Sastre

La movilidad arriba de jugadores como Adri, Óscar, Alvi y el propio Dalisson volvió loco a la zaga extremeña en la primera media hora, que se las vio y se las deseó para achicar agua en su área. Fueron dos los tantos en ese pmargen pero pudo llegar alguno más. El primero, apenas transcurridos ocho minutos, tuvo a Óscar como protagonista en jugada individual con un control al borde del área que le facilita el disparo, raso y seco, a la cepa del palo haciendo inútil la estirada del meta visitante. Cinco minutos después fue Dalisson, habilitado por un paseo medido de Baba, quien gozaría de un mano a mano que no supo resolver. Adri se sumó poco después habilitando a Óscar quien, solo para rematar, optó por ceder a Alvi un balón que se le fue largo.

Fue el preludio del segundo tanto, en una buena internada de Iker en banda derecha que Adri remata de primeras. Una completa primera parte que solo tuvo un lunar, en un balón largo en la que el delantero del Diocesano Iván gana la espalda a Adrián y cruza al palo izquierdo de Maxi (2-1). Sin solución de continuidad, los locales iba a aumentar su ventaja poco antes del descanso en un balón de nuevo medido por Baba por dentro a Alvi, que sirve a Óscar para que haga el segundo de su cuenta (3-1). En la reanudación poco cambió el panorama salvo la intención del Diocesano de subir líneas que se quedó a medias. Los extremeños se toparon con la sociedad creada por Adri y Óscar, con especial mención para el primero, que acabó siendo un quebradero de cabeza en banda izquierda. Las ocasiones se fueron sucediendo con el meta Oriol como destacado.

Ya cuando expiraba el partido fue Arroyo, que ya lo había intentado antes sin suerte, quien puso la puntilla con el cuarto tanto en una contra pergfectamente llevada por los blanquivioleta.

 

Fotos

Vídeos