Fútbol | División de Honor Juvenil

El Real Valladolid Juvenil golea, sestea y despierta a tiempo de rematar la faena

Víctor Socorro, que anotó dos goles, intenta controlar un balón en el área. /Rodrigo Jiménez
Víctor Socorro, que anotó dos goles, intenta controlar un balón en el área. / Rodrigo Jiménez

El doblete de Víctor Socorro y los goles de Luismi, Óscar y Dali le dieron al equipo de Javier Baraja su sexta victoria consecutiva

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El Real Valladolid Juvenil de Divisón de Honor completó esta mañana ante el Getafe una espectacular temporada como local obteniendo ante el Getafe su decimoprimera victoria en los Anexos, en los que solo ha logrado sacar un punto el Rayo Majadahonda y los tres los tres primeros clasificados de la competición: Real Madrid, Rayo Vallecano y Atlético de Madrid. La victoria ante los azulones es, además, su sexta consecutiva.

5 Real Valladolid Juvenil

David, Iker, Poveda, Morante, David Gómez (Saeed), Luismi, Óscar (Carrión), Baba, Víctor (David Sanz), Dalisson y Rafa (Álvarez).

2 Getafe

Loic, Emi, Siño (Teddy), Óscar, Iñaqui, Masogo (Figueroa), Juan C., Alfonso, Mario (Steven), Bilal, Rozane

Goles:
1-0, Víctor Socorro (min. 14). 2-0, Luismi (min. 24). 3-0, Óscar (min. 39). 4-0, Víctor (min. 56). 4-1, Teddy (min. 72). 4-2, Bilal (min. 76). 5--2, Dali (min. 85).
Árbitro
El colegiado castellano y leonés David Rivera amonestó a Baba y Álvarez por parte del Real Valladolid.
Incidencias
Unos 150 espectadores en la grada de los Anexos para presenciar el partido correspondiente a la jornada 29 del Grupo V de División de Honor Juvenil.

En su penúltimo encuentro de la temporada regular los de Javier Baraja aniquilaron a un conjunto azulón que se plantó muy bien de inicio en el campo, pero cuya labor de creación se vio asfixiada por la buena presión en la línea de tres cuartos que ejercía el Pucela, que le dio frutos muy pronto.

Pocos después de que el árbitro anulase un gol a los blanquivioletas por falta al portero, en el 14 llegó el primero de Víctor Socorro, que recogió el balón en el área tras una gran jugada entre Dali y Óscar y regateó al meta rival para colocarlo en en el fondo de las mallas. La jugada sería muy parecida a la del segundo gol, esta vez obra de Luismi, que después de que el propio Víctor descargase sobre la frontal un buen centro de Rafa, reventó la pelota para hacer inútil la estirada de Loic.

Habían pasado tan solo 24 minutos de partido pero el Real Valladolid ya había puesto las cartas encima de la mesa. Sufría levemente cuando el Getafe llegaba a sus dominios, pero arrasaba cuando los madrileños intentaban sacar el balón jugado desde atrás.

Después de que David impidiese con dos buenas paradas que el Getafe acortase distancias, llegó la aparente sentencia, antes del descanso. Tras el enésimo robo de balón cometido por el centro del campo local, Póveda puso el balón para Víctor, ya dentro del área, que la cedió a Óscar para que este a placer batiese a Loic por tercera vez.

El entrenador del Getafe, Pablo Momo, había pasado a 4-3-3 dando entrada a Teddy por Siño diez minutos antes de que ambos conjuntos pasasen por vestuarios, por lo que consideró, como Javier Baraja, que no era necesario realizar más sustituciones en el descanso.

De esa forma, nada cambió en el choque tras el tiempo de asueto y el Real Valladolid puso el 4-0 con un gran tanto de Víctor, omnipresente en el choque. El delantero canario recogió un balón largo en la esquina del área, controló y disparó cruzado en un golpeo aparentemente fácil pero pleno de puntería y calidad.

Quedaban algo menos de 35 minutos por jugarse y a partir de este tanto el partido se convirtió en un correcalles sin orden ni control y nada vistoso, del que sacó petróleo el juvenil getafense. En dos jugadas aisladas, Teddy y Bilal acertaron a batir a David y llevaron el nerviosismo al lado pucelano, excesivamente laxo en su línea defensiva.

Baba tomó el mando de las operaciones y su equipo, demostrando veteranía y saber manejar los tiempos del partido, disfrutó de dos posesiones muy largas que aplacaron los ánimos azulones. El tanto de Dali en el minuto 85 tras cazar un balón 'recentrado' al área tras un córner terminó por finiquitar el encuentro.