El Real Valladolid cae ante el Alavés en el minuto final

El blanquivioleta Ünal se lamenta tras una acción / R. Gómez

Un error en la colocación de los jugadores en un saque de esquina propició el contragolpe del equipo visitante y el único gol en un partido soso y con escasas oportunidades

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

Segundo partido en casa y segunda derrota. Y esta de las que duelen, porque fue en el último minuto y después de un acoso contante del Pucela. Pero en Primera, si no te colocas bien, si concedes una contra, pasa que te vas a casa sin un punto y con la sensación de que han jugado contigo. Quizá no mereció perder el Real Valladolid, pero Ronaldo ha podido ver desde el palco que su equipo pelea, trabaja, defiende pero aún tiene mucho camino que recorrer para ser algo más que un rival serio. Es solo el cuarto partido de Liga, pero en Zorrilla este domingo las buenas sensaciones de los días anteriores no lo fueron ya tanto.

0 Real Valladolid

Masip, Moyano, Olivas, Calero, Nacho, Borja, Anuar (Míichel, min 67), Keko (Ivi, min. 81), Plano, Ünal (Cop, min. 63)

1 Alavés

Pacheco, Duarte, Navarro, Laguardia, Aguirregabiria, Brasanac (Manu García, min. 80), Wakaso, Jony, Ibai Gómez, Guidetti (Twunasi, min. 74) y Callieri (Burgui, min. 63)

Gol:
0-1, min. 94: Ibai de tiro cruzado aprovechando una contra
Árbitro
Munuera Montero, del Colegio Andaluz, auxiliado por Álvarez Izquierdo en el VAR. Amonestó a Darko, Anuar, Agirregabiria, Nacho, Plano
Campo
18.733 espectadores en Zorrilla. Césped que se levantaba en ocasiones

Lo cierto es que la primera mitad no dio pie a ninguna esperanza. Con los dos equipos en un diáfano 4-4-2 y con los ajustes y las ayudas defensivas marcadas a fuego en la piel de los 22, era difícil que pasara algo. Y así fue. Casi nada pasó. Mucho rigor, mucho corsé táctico y mucho bostezo. Solo las acciones de Toni Villa, cuando se decidió a encarar posiciones por dentro y abandonar la banda izquierda, pusieron algo de picante al juego blanquivioleta. Porque los de Sergio apenas creaban pese a los intentos de Borja por dar velocidad al juego cuando se robaba el balón. Claro, que enfrente los de Gasteiz tampoco es que tuvieran mejores sensaciones. Solo un error de Calero al medir un balón alto les dio una opción de disparo en franquía, pero Nacho estuvo rápido y evitó el problema.

Ronaldo, en el palco, flanqueado por el presidente del Alavés y Carlos Suárez, sudaba la gota gorda. Por el calor, claro, y por la americana. Él es más de ropa ligera de algodón y pantalón corto, pero el protocolo es lo que es. Si le gustó o disgustó lo que vio sobre el césped en la primera parte queda en el secreto del sumario, porque su rostro no dejó traslucir ninguna emoción.

Como no la mostró cuando en el minuto 94 Ibai hacía el gol de la derrota pucelana al aprovechar una contra. Fue un duro castigo, pero la Primera también es esta. Si te descuidas, si no pones a nadie a cazar un rebote, si te vas al ataque con alegría y sin precaución, entonces encajas un gol. Aunque sea injusto. Porque el Valladolid tuvo ocasiones para batir a Pacheco, en especial un mano a mano de Keko, pero en la segunda mitad de nuevo las defensas se impusieron a los ataques

Información relacionada

Cuarto partido consecutivo sin marcar y segunda derrota por la mínima. Va a costar ganar un partido, sin duda, pero cuando piezas claves como Míchel adquieran el ritmo, o jugadores distintos como Toni comiencen a elegir mejor, el panorma será distinto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos