El Real Valladolid, a pelear la permanencia con dos jugadores por puesto

El autor del artículo analiza la plantilla blanquivioleta una vez cerrado el mercado de fichajes de invierno

El consejero delegado del Real Valladolid, Carlos Suárez, junto a Sergi Guardiola y el director deportivo, Miguel Ángel Gómez./Alberto Mingueza
El consejero delegado del Real Valladolid, Carlos Suárez, junto a Sergi Guardiola y el director deportivo, Miguel Ángel Gómez. / Alberto Mingueza
J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Si alguna sorpresa extraña no lo impide, el Real Valladolid se jugará la permanencia en Primera con los 24 hombres que ahora mismo integran su plantilla una vez cerrado el mercado de fichajes de invierno.

A priori, siendo aún imposible ver el futuro, hay que valorar de forma muy positiva cómo han sucedido las cosas en el mes de enero para el club. En Zorrilla han aterrizado los delanteros Stiven Plaza y Sergi Guardiola además del extremo Pablo Hervías y han salido del club Antonio Cotán, que no contaba para Sergio; Leo Suárez, cuya influencia en el juego y los resultados del equipo se había ido diluyendo; e Ivi López, que con 17 minutos disputados en liga no estaba en la dinámica de la plantilla y se le empezaba a perder ya la fe a la posibilidad de que fuese capaz de alcanzar el ritmo del resto.

El club y la Dirección Deportiva han logrado mantener el bloque que devolvió al equipo a la máxima categoría, sortear algún 'clausulazo' que les dejase sin cualquiera de sus hombres más importantes y finalmente, seis meses después de lo deseable, parecen haber dado con la tecla para intentar hacer olvidar el enorme hueco dejado tras de sí por Jaime Mata. El gol vale dinero y Ronaldo ha tenido que rascarse el bolsillo y aflojar 2,6 millones por el ecuatoriano Plaza y casi cuatro por Guardiola, que ya maravilló a todos en su debut ante el Celta cuando solo llevaba un par de entrenamientos con el equipo.

Aquel Pucela que se vio obligado a debutar en liga frente al Girona con Chris Ramos en punta cuenta ahora con cuatro delanteros y alcanza, al fin, el anhelo de tener cada puesto cubierto por dos futbolistas -e incluso alguno más porque Toni, Hervías, Keko, Verde y Plano son intercambiables en las alas o la mediapunta-. La plantilla está completa y compensada y en las manos y los pies de sus integrantes reposa el futuro inmediato del club. No quedan excusas; suerte.