El Real Valladolid recupera el tono

Valora el analista el trabajo del equipo y la actitud, muy suprior a la del Huesca, ante un rival que es objetivamente mejor que los blanquivioletas

Guardiola cae en el área rival. No se pitó nada/G. Villamil
Guardiola cae en el área rival. No se pitó nada / G. Villamil
JAVIER YEPESValladolid

El reparto final de puntos ayer acontecido me parece bueno por justo, merecido por peleado y muy interesante por que le ganas el average a un rival directo... y mejor.

No nos engañemos alegando pérdida de dos puntos, clamando por la insuficiencia de un empate en casa y, por contra, olvidémonos del paisanaje para convenir que este Villarreal es mas de lo que aparenta, y que ayer el Pucela recuperó su tono.

¿O nos olvidamos de que durante casi una hora mandó en la cancha? para de paso convertir a Massip en el mejor jugador sobre el terreno.

Los puntos perdidos fueron los de Huesca, esos sí, mucho mas que los de ayer. Y aunque aquello ya pasó, bien me atrevo a afirmar que con la actitud y el temple exhibidos ayer, del Alcoraz hubiémos salido de otra manera. No lo duden.

Un Valladolid que prescindió de Calero por sanción y de Toni por decisión técnica y que encontró en Joaquín el sutituto idóneo del canterano y en Hervías la formula utilizada en la banda durante la pasada temporada en sus últimos compases.

Y si el descanso, tanto el forzado como el impuesto, sirven para reactivar a las dos esperanzas de la cantera, pues bienvenido sea. Por que a ambos el equipo los precisa.

Si el enfado general tras lo de Huesca ha servido, que intuyo que sí, para que sepamos quienes somos y lo que pretendemos a la par que a lo que aspiramos, pues bárbaro. Nada como caminar con los pies sobre el suelo de la realidad, para no acabar confundidos y fuera de lugar.

Viendo a jugadores como Moreno, Cazorla, Fornals, Bacca o Iborra para empezar por Sergio Asenjo, por no citar mas, debatirse en la miseria deportiva de eludir el descenso, comprenderán que lo de ayer del Pucela tiene su mérito.

El Valladolid que ayer empezó y casi acaba en Massip, sacó la igualdad en la pelea y durante los últimos veinticinco minutos del partido superó a un Villarreal encogido por el miedo a perder.

Si el debate táctico de los tres centrales, y los malos resultados obtenidos por el Pucela en tal situación, había suscitado interés en los foros deportivos la cosa terminó pronto por aclararse.

El equipo se situó bien escalonado en la franja ancha, renunció a la presión alta sobre su salida y ahorró energías sabedor de que el contrario técnicamente es muy dotado y la aportación de su delantero de color puede resultar letal.

Que jugamos al ritmo de Michel Herrero no lo duden, de ahi la importancia de su presencia, y que necesita de ayudas en sus costados no se discute.

De igual manera entiendo que Guardiola le da otro aire al ataque y que Keko, Plano y Hervías pueden ser los complementos exteriores necesarios. Sin embargo, ese centro necesita un plus de calidad y una sexta marcha que lance el juego.