Fútbol | Primera División

El Real Valladolid recupera efectivos para la batalla final por la permanencia

Keko, con el peto naranja, junto a Calero en un entrenamiento anterior./G. Villamil
Keko, con el peto naranja, junto a Calero en un entrenamiento anterior. / G. Villamil

Keko, Verde y Duje Cop se entrenaron hoy al mismo ritmo que el resto de sus compañeros, con la ausencia de Javi Moyano por motivos personales

El Norte
EL NORTEValladolid

Sergio González entrenó esta mañana con 22 futbolistas a sus órdenes, 19 de ellos del primer equipo por primera vez en muchas semanas. Y es que, al trabajo del grupo se unieron Keko , Verde y Duje Cop, aparentemente recuperados por completo de las respectivas lesiones musculares que les han tenido apartados durante las últimas jornadas.

Noticias relacionadas

El que sí faltó en el entrenamiento fue Javi Moyano, que no saltó al césped con permiso del club por motivos personales, después de recoger anoche un premio en Jaén en la XXIII Gala de la Prensa Deportiva de su tierra natal.

Junto a los jugadores del Promesas, Raúl Navarro, Salisu y Samu Pérez y a los tres que han salido de la enfermería se ejercitaron Yoel, Masip, Antoñito, Moi, Nacho, Kiko Olivas, Calero, Joaquín, Borja, Míchel, Alcaraz, Keko, Plano, Waldo, Toni, Sergi Guardiola y Enes Ünal.

«Tenemos que olvidarnos de lo sucedido y el entorno tiene que ayudar a ello»

Tras la sesión de entrenamiento, que se alargó durante algo más de hora y media y terminó con un partidillo del que no formaron parte los tres futbolistas que se reincorporaron al trabajo con el resto del grupo, Kiko Olivas fue el encargado de comparecer en rueda de prensa. El central, que atraviesa por una gran momento de forma, no pudo participar por sanción en el duelo frente al Atlético de Madrid, aunque sí que estuvo presente en el Wanda «como un espectador más». Reconoció el de Antequera que sufrió «rabia e impotencia» cuando observó que el Melero López no señalaba el penalti de Arias, pero reseñó que es momento de olvidarse de ello y pensar en el objetivo de la salvación. «Tenemos que limpiar la cabeza y recurrir a todo lo posible por olvidarnos de los que ha pasado, porque ya no se puede hacer nada y el entorno tiene que ayudarnos a ello«, señaló el central.

Olivas no dudó en denominar de nuevo el partido ante el Athletic de Bilbao como «una final» y pidió que se haga notar que de nuevo ese choque definitivo se juega en casa y «nos tiene que ayudar nuestra gente», dijo, apelando a que la afición se comporte «como en el partido ante el Girona, con ese recibimiento y animando desde el primer minuto, porque eso nos da un plus: cuando parece que es imposible, sacamos fuerzas de donde no las hay«.

De igual forma, el defensor aseguró que lo que tiene que hacer su equipo es «intentar ganar los tres partidos» y olvidarse de lo que hagan los demás para lograr una permanencia que sería un gran premio para la mayoría de la plantilla «poco acostumbrados a estar en Primera». «Nos merecemos disfrutar al menos un año más de esta categoría y la ilusión y las ganas no nos las va a quitar nadie», aseveró.