Fútbol | Primera División

El Real Valladolid ha rescatado tantos puntos al final como los que ha perdido

Los jugadores del Real Valladolid se llevan las manos a la cabeza a la vez que Munuera Montero señala el punto de penalti tras la acción entre Plano y Hugo Duro./Ramón Gómez
Los jugadores del Real Valladolid se llevan las manos a la cabeza a la vez que Munuera Montero señala el punto de penalti tras la acción entre Plano y Hugo Duro. / Ramón Gómez

Los de Sergio han anotado cinco tantos en el descuento y han encajado cuatro

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El fútbol mueve pasiones, y lo hace con tal virulencia que los héroes corren el riesgo de convertirse en villanos en cuestión de minutos y los equipos más desafortunados pueden llegar a la cumbre de forma inesperada solo con que un balón se marche más o menos lejos del destino que le pretende dar un jugador, o pueden incluso hundirse por la diferencia entre que una patada se pierda en el aire o encuentre de por medio a un jugador rival.

En el deporte rey la memoria no sirve de mucho y casi lo único que vale es el último resultado cosechado, y en esas se encuentra hoy en día la afición del Real Valladolid, que gozó de los suyos hasta la Navidad pero desde hace muchas semanas sufre los reveses de la competición al máximo nivel en la mejor liga del mundo.

Más información

Esa sensación de sufrimiento se ha acrecentando ahora con los fatales desenlaces a sus partidos que ha encontrado el equipo sucesivamente frente a Leganés (derrota por 1-0 con un gol en el minuto 95), Sevilla (0-2 con goles de Roque Mesa y Munir en el 84 y el 92) y Getafe (2-2 con un gol de Molina en el 94), que se unen al punto que se perdió ante el Alavés en la primera vuelta (0-1 con gol en el 92), el que se escapó en el Bernabéu (0-2 con tantos en el 83 y el 88) y el que se pudo haber sumado frente al Atlético de Madrid pero se terminó por perder (2-3 con gol de Griezmann en el 80) en uno de los mejores partidos del Pucela en lo que va de liga.

Es de justicia ahora que las cosas no van tan bien y que el equipo ha caído en puestos de descenso, el recordar que esos siete puntos que se esfumaron del minuto 80 en adelante son exactamente los mismos que se han conseguido con un arreón final blanquivioleta.

Los futbolistas del Real Valladolid celebran eufóricos la victoria en Eibar.
Los futbolistas del Real Valladolid celebran eufóricos la victoria en Eibar. / Ramón Gómez

Las más reciente y también la más fructífera de esas resurrecciones de los castellanos se dio en Eibar hace menos de un mes, aunque parezca que han pasado siglos de aquella magnífica remontada con goles de Daniele Verde (en el minuto 90) y de Sergi Guardiola (94), en la que fue la última victoria lograda por el equipo de Sergio González.

Además de esos tres puntos cosechados donde parecía que no había nada, el Real Valladolid ha levantado los brazos en el último aliento para festejar empates ante Celta (3-3 con un gol de Leo Suárez en el 94), Espanyol (1-1 tras el gol de Verde de falta en el 91), Athletic de Bilbao (Óscar Plano anotó en el 92) y Valencia (1-1 con gol de falta directa de Alcaraz en el 82).

Las cuentas son claras. En los últimos diez minutos de sus partidos, además del descuento, el Real Valladolid ha perdido un total de siete puntos; los mismos que ha conseguido levantar.

Dos penaltis y una desgracia

Los goles que ha encajado el Real Valladolid en la recta final han llegado de muchas formas diferentes. Unos, como los de Mesa y Munir para el Sevilla o el de Carrillo para el Leganés por acierto del rival. Otros, de penalti como el de Sergio Ramos o el de Molina y otro más por una desgracia, como el que introdujo en su propia portería Kiko Olivas en el Bernabéu

Ante el Alavés y el Atlético de Madrid fueron errores defensivos los que los propiciaron. Ibai lo logró en una contra que no supo parar el Pucela y Griezmann tras una sucesión de rebotes en el área.