Fútbol | Primera División

El Real Valladolid visita a una Real Sociedad plagada de bajas en defensa

Los jugadores del Real Valladolid celebran la victoria frente al Real Betis, la última fuera de casa./EFE
Los jugadores del Real Valladolid celebran la victoria frente al Real Betis, la última fuera de casa. / EFE

Sergio se ha llevado a San Sebastián a siete atacantes y solo a Moi como defensa suplente

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladoild

Afirmar que el Real Valladolid es un equipo temible a domicilio es una pequeña exageración, pero sí que se ajusta a la realidad decir que sus buenas actuaciones lejos del Nuevo José Zorrilla han hecho que sus rivales le esperen con las orejas tiesas.

En el expediente de los de Sergio González figuran victorias de prestigio en La Cerámica y el Benito Villamarín y empates en las visitas al Girona (0-0), el Getafe (0-0) y el Celta de Vigo (3-3). Su aval no lo conforman solo esos nueve puntos cosechados fuera de casa -más de la mitad de su bagaje-, sino que la forma en la que cayeron frente al Real Madrid en el Bernabéu, después de sendos disparos al larguero de Alcaraz y Toni Villa, o los últimos minutos del choque frente al Sevilla han demostrado que el conjunto blanquivioleta no se lleva en el maletero del autobús ningún complejo cuando viaja a otros estadios.

Así lo avisó ayer Asier Garitano en su rueda de prensa previa al choque de esta tarde en Anoeta (18:30 horas), donde recordó que los suyos se miden a un conjunto que lleva a cabo «una presión alta en la salida del balón del rival y está muy organizado, repliega bien, junta líneas y cierra para salir. Un bloque muy trabajado desde Segunda y que ha tenido grandes resultados». «Un equipo difícil», remachó a fin de cuentas el técnico txuri urdin.

Con estas credenciales se presenta en San Sebastián el plantel blanquivioleta, cuyo técnico descartó el viernes volver a una fórmula con tres jugadores en el centro del campo como la que utilizó frente al Sevilla o el Huesca, por citar algunos ejemplos. «Mantendremos el 4-4-2», aseguró Sergio, que tan solo ha incluido al lateral Moi como recambio para una defensa que vuelve a no poder contar con Javi Moyano que continúa recuperándose de su lesión en el muslo.

En Valladolid se ha quedado Joaquín, habitual en las convocatorias de los últimos encuentros, y también Ivi pese a su buena actuación ante el Mallorca en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

Cinco para tres puestos

Leo Suárez, Keko, Verde, Óscar Plano y Toni Villa se repartirán así los dos puestos de banda y el lugar de privilegio cerca de la portería rival reservado junto a Enes Ünal, que seguramente será el delantero centro de referencia después de descansar en el partido del miércoles ante el equipo insular.

Sergio González se apoyará, como no podría ser de otra forma, en las ideas que han llevado a los suyos a sus mejores cotas de rendimiento. Buscará mantener todo el tiempo muy juntas las líneas del equipo, dando prioridad a las ayudas para así poder desactivar el ataque rival, que en el caso de la Real Sociedad es de los más peligrosos de la categoría. El propio técnico pucelano pronosticaba el jueves un encuentro de «mucha comunicación y diálogo» entre sus jugadores para «recuperar la tensión defensiva que nos ha caracterizado siempre».

Para conseguir este objetivo y sacar un buen resultado en el campo realista, donde los blanquivioletas aspiran a regresar a la senda de las victorias después de cinco jornadas consecutivas sin conseguir los tres puntos, se antoja fundamental la elección de los jugadores que actuarán por delante de Antoñito y Nacho. Hace dos semanas Sergio acudió a Anoeta para ver in situ el Real Sociedad-Celta, el único encuentro que los locales han ganado en casa en lo que va de liga. Así, junto a su segundo Diego Ribera, pudo observar que las bandas de Asier Garitano son «muy profundas» y cómo la movilidad de sus jugadores de ataque puede poner en problemas a un Real Valladolid que llega a la jornada 15 tras encajar cuatro goles en casa frente al Leganés (2-4). «Tanto a Januzaj como a Oyarzábal les encanta coger la pelota al pie y jugarse el uno contra uno. El primero de ellos cambia mucho la posición con Juanmi o Sandro y pasa de jugar por fuera a hacerlo por dentro», relataba Sergio, que también se fijó en cómo ataca «de forma anárquica en las referencias» el conjunto realista. «Los dos puntas tienen mucho dinamismo e interpretan muy bien el juego. Willian José se queda un poco más, pero tiene capacidad para moverse», resumió.

A todo este potencial se suma la verticalidad del lateral izquierdo Theo Hernández o la presencia en el centro del campo de Illarra, ante el que Rubén Alcaraz y Míchel Herrero están obligados a demostrar que no han perdido el paso, después de firmar varias jornadas en las que no han sido capaces de sacar el mismo rendimiento a su dominio del centro del campo como en el mejor tramo liguero del Real Valladolid.

Garitano se ha visto obligado a convocar a dos jugadores del filial, Le Normand y Aihen Muñoz, ante las bajas en defensa, a las que se unió el jueves Zurutuza, que dejará su puesto en el centro del campo a Zubeldia por una lesión muscular.

Frente a una grada en obras en la que no habrá desplazamiento organizado de aficionados del Real Valladolid, el equipo pucelano intentará sacar algo positivo de su visita a la Real Sociedad, a la que de vencer adelantaría en la tabla clasificatoria, antes de encarar los choques frente a Atlético de Madrid y Athletic con los que cerrará el año.