Fútbol | Primera División

El Real Valladolid vuelve a entrenar sin Calero a dos días del partido ante el Atlético

El banquillo del Real Valladolid estalla de alegría al final del partido ante el Girona con Calero, en el centro de la imagen, con hielo sobre el muslo izquierdo./G. Villamil
El banquillo del Real Valladolid estalla de alegría al final del partido ante el Girona con Calero, en el centro de la imagen, con hielo sobre el muslo izquierdo. / G. Villamil

Toni Villa asegura estar recuperado del todo y se muestra con ganas de ser titular

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El Real Valladolid llevó a cabo esta mañana un entrenamiento suave con la mirada puesta ya en el choque frente al Atlético de Madrid del próximo sábado (Wanda Metropolitano, 16:15 horas). En la sesión, que duró poco más de una hora, participaron dieciséis jugadores de la primera plantilla además de Miguel, Salisu y El Hacen.

Más información

La gran ausencia, por segundo día consecutivo, fue la de Fernando Calero, que fue sustituido por Sergio en la segunda mitad del choque frente al Girona del pasado martes porque, según dijo el entrenador catalán en la rueda de prensa posterior, el jugador «tenía la sensación de que si hacía un esprint más se iba a romper». En la jornada posterior al choque el central no realizó el entrenamiento de recuperación con el resto de la plantilla y estuvo en manos de los fisioterapeutas, algo similar a lo que ha ocurrido en la jornada de hoy. Desde el club se ha anunciado que mañana sí que formará parte del entrenamiento a puerta cerrada programado para la primera plantilla y tras comprobar sus sensaciones se decidirá su participación en el choque frente a los colchoneros. En ese duelo cabe recordar que no estará su compañero en el eje de la zaga, Kiko Olivas, que cumplirá un partido de sanción por acumulación de amarillas.

Además, se pudo ver a Verde, Cop y Keko trabajar junto a los readaptadores sobre el césped, lo que podría indicar que se encuentran ya cerca de superar los problemas físicos que les mantienen apartados del grupo en las últimas semanas.

«Es un partido complicado pero tenemos que ir a morir»

Tras la sesión de entrenamiento, Toni Villa, que reapareció ante el Girona después de algo más de dos meses lesionado, atendió a los medios de comunicación. El murciano se mostró «totalmente recuperado» de la rodilla y «con buenas sensaciones», aunque reconoció que en su vuelta a los terrenos de juego se sintió «un poco ahogado porque tenía un constipado». Esta circunstancia está detrás de su aparente precipitación a la hora de lanzar desde el centro del campo, con el portero del equipo catalán regresando del área blanquivioleta tras subir a rematar un córner en los minutos finales del partido. «Vi que me pillaba y chuté con el alma. No debería estar tan cansado en ese minuto, pero estaba ahogado y por mala suerte se fue fuera», relató el mediapunta.

Ahora, recuperado de sus problemas de rodilla, Toni se muestra dispuesto a jugar de titular lo antes posible, aunque «acata órdenes». «Cuando estás en la convocatoria estás disponible para los minutos que hagan falta, aunque lo único que importa es que el equipo puntúe o gane», aseguró. Y es que para el de Lorquí no se debe dar por perdido ya el partido ante el Atlético de Madrid, «Es complicado pero el siguiente es en ocho días, así que tenemos que ir a morir. La gente le da menos importancia porque parece que es más difícil buscar algo positivo, pero si lo sacamos sería una alegría tremenda así que tiene que ser un partido a vida o muerte para nosotros». Insistió un futbolista convencido de que el resto de equipos en la lucha por el descenso «van a sumar más puntos» por lo que llamó a «centrarse en conseguir más victorias».