Fútbol | Primera División

La renovación de Míchel con el Real Valladolid no avanza, pero se da por hecha

Míchel saluda a los aficionados antes de un entrenamiento./Gabriel Villamil
Míchel saluda a los aficionados antes de un entrenamiento. / Gabriel Villamil

Además del valenciano, Javi Moyano, Borja y Antoñito también terminan contrato con el club en junio de este año

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

El próximo 30 de junio se cumplen los tres años de contrato que Míchel Herrero firmó con el Real Valladolid y actualmente su continuación en el club blanquivioleta no está cerrada.

Han pasado ya más de dos meses y medio desde que el pasado 3 de diciembre, tras recibir el premio al mejor jugador del equipo en el mes de noviembre, el futbolista asegurase que el Real Valladolid y sus representantes estaban «llegando a un acuerdo» para prolongar su contrato. A día de hoy, no hay novedades en ese aspecto, como confirmaron ayer a este diario fuentes próximas al jugador que aseguran que las cosas no han cambiado desde entonces, cuando el propio futbolista afirmó que su postura y la del club se encontraban «cerca».

Pese al aparente estancamiento de las negociaciones, desde el club blanquivioleta se considera que la operación se hará en cualquier momento y el hecho de que aún no se haya cerrado y anunciado oficialmente solo responde a los tiempos que suelen mandar en estos procesos de negociación.

El Pucela vestirá Hummel hasta 2021

La llegada de Ronaldo Nazário a la presidencia del Real Valladolid no traerá consigo, al menos de momento, un cambio de la marca deportiva que viste al equipo. Pese a que el mandatario brasileño posee un contrato vitalicio que le une a Nike, el club blanquivioleta no pasará a corto plazo a lucir sobre el pecho el logotipo de la firma americana, puesto que aún está vigente el contrato que le vincula con Hummel, hasta 2021.

El Real Valladolid firmó en 2013 un contrato de cuatro años con esta casa de ropa deportiva de Dinamarca, vinculación que se prolongaría después hasta el año 2019. Coincidiendo con la creación en Valladolid de la Hummel Store, el contrato volvió a alargarse, en esta ocasión hasta 2021.

La situación de relativa incertidumbre del mediocentro valenciano, en cuya continuidad el club confía plenamente, es la misma que las de Javi Moyano, Antoñito y Borja Fernández, cuyos contratos terminan también este verano, pero sus respectivas circunstancias son muy diferentes.

La renovación del primero de ellos, según aseveró ayer la Cadena SER, podría anunciarse de forma inminente, mientras que el lateral sevillano goza en su contrato de una cláusula de renovación automática que depende del número de partidos que dispute (en lo que va de curso ha participado en 19 de liga y 3 de Copa del Rey). Además, el Real Valladolid, como reconoció su director deportivo Miguel Ángel Gómez en una entrevista concedida a El Norte el pasado mes de diciembre, tiene interés por mejorar el contrato de Antoñito y convertirle en uno de los líderes del vestuario, para el que consideran que el jugador sevillano es «un ejemplo».

En el caso de Borja, cuya renovación «no es una cuestión de dinero», como aseguró Miguel Ángel Gómez, está pendiente también de una negociación para resolver su futuro en la casa blanquivioleta, en la que actualmente cumple su séptima temporada.