Los 10 retos del Real Valladolid para 2019

La buena marcha del club blanquivioleta en la parcela deportiva no impide que tenga objetivos por alcanzar en el nuevo año

Entrenamiento del Real Valladolid el pasado día 30. /G. Villamil
Entrenamiento del Real Valladolid el pasado día 30. / G. Villamil
Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValldolid

Tantos sueños se cumplieron en las oficinas del Real Valladolid en el año que despedimos que cuesta ponerse exquisito con el que está a punto de llegar. No se le recibirá al 2019 con el cuchillo entre los dientes en Zorrilla, acostumbrado a enfilar la cuesta de enero con una amplia lista de asignaturas pendientes. Tanto ha dado de sí el año que expira que, amén de lograr el ansiado ascenso, ha habido tiempo suficiente para adelantar deberes y recorrer parte del camino que exige la permanencia en la máxima categoría. Con 21 puntos ganados a pulso, y algún otro que se ha escurrido entre las manos, el objetivo deportivo está bien encaminado. Aún así, apuntalar la parcela deportiva como primer paso para consolidar el proyecto liderado por Ronaldo Nazário pasa por mejorar distintos aspectos. Cuentas pendientes en el campo y otras tantas en oficinas que se resumen en diez retos para este 2019.

  • 1

Hacerse fuerte en Zorrilla como local. Si algo ha dado vida y relanzado al equipo de Sergio González en el primer tramo de la competición han sido sus apariciones a domicilio, donde ha sumado 13 de los 21 puntos que tiene en la actualidad. Un bagaje espectacular que contrasta con sus bajas prestaciones como anfitrión, donde tradicionalmente se hacen fuertes los equipos que aspiran a mantener la categoría. De Zorrilla han volado 16 de los 24 puntos que se han puesto en juego, con solo dos victorias ante Levante (2-1) y Huesca (1-0). Pobre balance para un recién ascendido que, históricamente, deben hacerse fuertes en su campo para lograr la permanencia. Este es, sin duda, uno de los retos que se le presentan al Valladolid en el nuevo año, teniendo en cuenta que por su estadio ya han desfilado los dos primeros de la tabla –Barça y Atlético de Madrid– y aún deben desfilar Real Madrid, Sevilla o Betis, por citar algunos de los rivales más temibles a domicilio.

  • 2

Incidir en la solidez defensiva. No es casualidad que el engranaje defensivo que ha tejido el técnico sea uno de los más fiables de la competición. Basado en una intensidad a prueba de bombas en todas las líneas, el rédito que ha obtenido hasta la fecha le ha reportado grandes beneficios. Hasta seis partidos ha cerrado sin encajar un solo gol gracias a la solidez de una línea que se ha alterado lo justo y juega casi de memoria. Mantener bien firmes esos automatismos sin que se resienta el bloque es la clave del éxito en el esquema que propone el técnico. Si ningún club toca la zaga en este mercado de invierno, el Valladolid tendrá buena parte del trabajo hecho. De lo contrario, deberá retocar sus piezas y activar un plan B que descansa en el cajón y no ha tenido mucho recorrido.

  • 3

Reforzar la concentración en las acciones a balón parado. Prácticamente ha sido el Leganés el único que ha destapado lagunas en este sentido, aunque el agujero resultó más llamativo que preocupante. El equipo de Pellegrino sacó el máximo rendimiento a la estrategia y se fue de Zorrilla con cuatro goles (2-4), hasta el momento la mayor brecha que han sufrido los de Sergio González. Es éste un aspecto a cuidar toda vez que el Valladolid es el cuarto equipo de la Liga que más córners recibe en contra, con 97. También es el quinto que más lanza, por lo que trabajar el balón parado debe ser también asignatura pendiente.

  • 4

Atar otro delantero que aporte solvencia cara a puerta. Si se hiciese una encuesta a los pies del estadio un día de partido, éste sería casi con toda probabilidad uno de los deseos prioritarios –más que reto– de los aficionados. Ni Duje Cop ni Enes Ünal terminan de cuajar en un esquema que pide a gritos un delantero goleador –al menos un rematador–. El croata es un '9' pero sin gol y el turco, aunque aporta muchas otras cosas, carece del instinto que tienen los delanteros natos. Aun con la llegada del jovencísimo Stiven Plaza, la dirección deportiva trabaja en la incorporación de un delantero más que aporte el olfato que tanto echa en falta el Valladolid –quince equipos han marcado más goles hasta la fecha–. El interés por un jugador como Sergi Guardiola podría cristalizar si Getafe y Córdoba se ponen de acuerdo, y el club andaluz acepta una cesión.

  • 5

Acelerar la adaptación de Stiven Plaza. A nadie se le escapa que, primero por edad y segundo por llegar procedente del fútbol sudamericano, el proceso de aclimatación del primer fichaje de la 'era Ronaldo' llevará tiempo. Mucho tiempo. Y ello conllevará una paciencia que no existe en el fútbol español, mucho menos en un proyecto que tiene en la permanencia su tabla de salvación. Con 19 años y sin experiencia a este lado del charco, Stiven Plaza necesitará algo más que minutos de calidad para subirse a un tren que no se puede permitir el lujo de esperar por nadie. Tanto el técnico como la dirección deportiva son conscientes de ello, y por eso apuran las horas que faltan hasta que comience el mercado invernal para buscar otro delantero y aumentar la competencia. El obstáculo más grande, no obstante, es fichar sin dinero.

  • 6

Llegar lo antes posible a 42 puntos. No hay una cifra que sea sagrada cuando se habla de permanencia, pero sí aproximada y avalada por la hemeroteca. Y los 42 puntos suelen ser listón y cifra fetiche a la que se agarran los técnicos de equipos humildes cuando empieza cada temporada, muy a pesar de que ha habido excepciones en este siglo. Una de ellas palmaria para el Valladolid entonces de Fernando Vázquez, temporada 2003/04, cuando descendió con 41 puntos. O los 42 con los que descendieron Zaragoza y Betis en las campañas 2007/08 y 2008/09, respectivamente. O los 43 que condenaron al Depor en la 2010/11. Ejemplos hay a los que agarrarse, por lo tanto, para no dormirse.

  • 7

Llevarse bien con el VAR. No es, evidentemente, una cuestión de actitud, tampoco un reto, sino más bien un deseo que el equipo de Sergio González mejore sus relaciones con las nuevas tecnologías aplicadas al fútbol. Reconocido ya el interés del técnico por conocer a fondo cuáles son los criterios que guían su aplicación –tanto el Valladolid como el Atleti son los únicos clubes que no han recibido el curso de formación/información–, ese entendimiento ayudará a jugadores y cuerpo técnico a asimilar las decisiones que se toman desde Las Rozas. Huelga apuntar que la mejoría de la relación debe ser bidireccional, y que también el videoarbitraje debe pulir –y mucho– las lagunas que ha mostrado hasta el momento, y no solo de comunicación. La desigual aplicación del VAR en jugadas similares ha abierto una brecha que ha dejado una sensación de desprotección hacia los clubes más humildes.

  • 8

Mantener la comunión con el aficionado. No cabe duda de que es otra de las claves del éxito y el mayor patrimonio que atesora el club. La comunión con su masa social, escenificada con los tres llenos con los que se cerró la temporada pasada, se ha reforzado con los buenos resultados logrados en este inicio de curso y es vital para alcanzar cuanto antes el objetivo de la permanencia. La división y el divorcio del binomio club-afición, como ha quedado demostrado, no son buenos compañeros de viaje cuando se trata de consolidar un proyecto que pretende echar raíces.

  • 9

Remodelar el estadio. Precisamente una de las cuentas pendientes que tiene el club con sus socios y simpatizantes es acometer una remodelación que está ya programada, y que se presentará en sociedad en el mes de enero. Unas obras que son obligatorias –el estadio no ha tenido un solo lavado de cara desde su inauguración, en 1982–, primero por comodidad del aficionado y en última instancia para no ofrecer una imagen tan pobre como se ha dado a las aficiones visitantes en la vuelta a Primera.

  • 10

Iniciar la nueva Ciudad Deportiva. El concepto está claro y definido, y ya tiene un boceto al que agarrarse, pero aún necesita concretar la ubicación donde se asentará. El club debe decidir lo antes posible si negocia para adquirir los terrenos anexos al estadio, algo que por ahora ha resultado imposible por ser de propiedad privada, o si acepta la vía del suelo municipal que ya ha ofrecido el ayuntamiento de la ciudad. La Ciudad Deportiva que pretende proyectar Ronaldo en Valladolid tendría una superficie de 20 hectáreas si se decanta por esta segunda opción –una cesión–, y algo menos si llega a un acuerdo con los dueños de las tierras anejas a Zorrilla –previo desembolso–.