Ronaldo quiere crecer con el Real Valladolid

Ronaldo quiere crecer con el Real Valladolid

El exfutbolista, que negocia la compra de acciones de Carlos Suárez, considera que el club blanquivioleta tiene una dirección deportiva de alto nivel y una estructura muy sólida

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

Ronaldo Nazário de Lima no es a día de hoy propietario del Real Valladolid. Y quizá no lo sea nunca. O sí. Que el astro brasileño negocia con Carlos Suárez la compra de un paquete de acciones que le convierta en propietario es un secreto a voces. Quizá no por 30 millones de euros, pero sí por una cantidad muy cercana a esa cifra. Y lo hace porque Ronaldo, como empresario inversor que es, ve en el club blanquivioleta un buen negocio. Para el exfutbolista y sus asesores la entidad pucelana concentra muchas más ventajas que riesgos y su adquisición se ve como una operación casi de manual de máster en compra y gestión de empresas.

Con todo, la compra aún no se ha hecho y fuentes cercanas a la misma señalan que en cualquier momento puede romperse porque los flecos que restan son algo más que flecos y afectan a decisiones de calado. De hecho hay clubes que no ven con buenos ojos el desembarco del brasileño en La Liga.

¿Por qué quiere Ronaldo un club de fútbol? ¿Por qué el Real Valladolid y no otro? ¿Por qué pese a una inversión cuantiosa no tomaría el control del día a día del club? ¿Es el brasileño un empresario serio? ¿Corre el Valladolid el riesgo de caer en manos de un Pitterman? ¿Habrá inyecciones económicas? ¿Llegarán jugadores de talla mundial? ¿Qué le pasará al club con Ronaldo al frente?

He aquí algunas respuestas.

Si Ronaldo no ha comprador hasta ahora ningún club, ¿por qué se lanza ahora? Lo primero que hay que saber es que Ronaldo, como brasileño, desearía ser propietario de un club de aquel país. Pero eso no es posible. Allí los clubes son de los socios y resulta impensable que una persona sea la propietaria del sentimiento de miles de aficionados. Ronaldo, que como empresario es bastante conservador a tenor de la manera en la que maneja sus decisiones de inversor, lleva tiempo buscando un lugar en el que poner en práctica su filosofía de fútbol y de empresa. Pero no lo había encontrado. No había hallado un lugar en el que la combinación de pasión por unos colores mezclara bien con los principios empresariales de cómo ha de llevarse una sociedad anónima. Hasta ahora no se le había presentado la oportunidad.

¿Y por qué el Real Valladolid y no otro? El club que preside ahora Carlos Suárez aúna factores muy interesantes para un empresario como Ronaldo. Acaba de ascender a Primera División, pero no está asentado, lo que limita el precio de la operación. Al mismo tiempo está saneado, está cerca de Madrid y, sobre todo, tiene un potencial de crecimiento notabilísimo según los asesores financieros y deportivos del exdelantero brasileño. La forma de trabajar de la dirección deportiva en este ultimo año ha impresionado vivamente a Ronaldo, al que le gusta especialmente la confianza que se da a los jóvenes y la línea de futuro que tiene trazada el equipo que lidera Miguel Ángel Gómez. En otros clubes que ha analizado el equipo de asesores no ha visto tanta determinación y claridad. A ello hay que sumar que los abogados del ex del Madrid y el Barcelona hicieron hincapié en que la forma en que se ha llevado el concurso de acreedores y su cumplimiento ha sido modélico, lo que ha provocado que el Valladolid tenga un aura de seriedad y fiabilidad alta en los medios financieros de la capital de España.

Ronaldo no estará en el día a día del club. Hay varias razones que responden a este aspecto. La primera es que el propio Ronaldo no es un inversor de perfil presidencialista, no acostumbra a remover lo que se encuentra, busca el continuismo y si compra es porque lo que hay en ese momento le satisfice. No es un secreto que Suárez desea seguir en el club para poder gestionar la entidad con dinero y futuro después de mucho tiempo viviendo al límite y con el agua al cuello. Los dos reman, pues, en la misma dirección y existe una notable confianza entre ambos a la hora de abordar estos asuntos. Hay más factores. Uno de sobra conocido es que la dirección deportiva no ha ocultado jamás que está en el club por Suárez, y que su compromiso es con el actual presidente. La salida de Suárez implica la salida del Miguel Ángel Gómez y de su equipo. Y eso no es un asunto negociable. Ronaldo lo ha visto muy claro y, convencido como está, de que Gómez, Sánchez Japón, Catalina y Fernández son piedra angular del presente y del futuro, desea que sigan trabajando en el club.

Información relacionada

Ronaldo es un empresario serio, muy serio, pero tampoco es un romántico de los que está dispuesto a perder dinero solo por mantener una apuesta. Así lo señalaba en 'Ser Deportivos' de Radio Valladolid un periodista brasileño muy cercano al exjugador, que añadía que Ronaldo declaró una vez que tenía por costumbre dedicar el 30% de sus ganancias a invertir de nuevo. Ese perfil de inversor conservador es lo que supone también una garantía de que no se trata de un tiro al aire, sino de todo lo contrario.

Si la llegada de Ronaldo traerá una inyección económica al Real Valladolid es una de las cosas que habrá que ver con el tiempo. Es evidente que como máximo accionista, si la operación se firma finalmente, él es el primer interesado en dotar al club de las herramientas financieras más adecuadas para que progrese. El quid de la cuestión está en la forma en que se obtengan esas herramientas. Es probable que la fórmula quede diseñada en el contrato de venta que en su día pudiera firmarse.

La llegada de 'O Fenónemo' traería sin duda alguna ventajas al Real Valladolid Sociedad Anónima Deportiva: mucha más proyección mediática en centros de poder como Madrid, Londres, Milan o Nueva York (no debe olvidarse que Ronaldo es, junto a Michael Jordan, el único deportista con contrato vitalicio con Nike); a ello hay que sumar que el Valladolid sería un punto de referencia inmediato para la inagotable cantera brasileña, que casi siempre ha dejado perlas en Pucela. Vinicius no será uno de ellos. Al menos esta temporada. Hay más. Con Ronaldo de cabeza visible llegarán más contratos de patrocinio y el Real Madrid (de cuyo presidente es asesor Ronaldo) mirará de otra forma al club blanquivioleta. Aunque, sobre esto ultimo, comentaba días atrás un directivo de la 'casa blanca' que ahora los futbolista de calidad no van donde dice el club, van donde dice el representante.

El desembarco de Ronaldo, si se produce, tiene visos de hacerse de manera tranquila y sin alterar las estructuras del club, que al potencial nuevo propietario le parecen muy sólidas y asentadas y que ve innecesario alterar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos