Ronaldo Nazário, propietario del Real Valladolid, en la cancha de los Knicks