Fútbol | Primera División

Ronaldo toma contacto con el día a día del Real Valladolid

El nuevo dueño del club blanquivioleta conoció a la plantilla a primera hora y después visitó Los Anexos en medio de una gran expectación

J. A. PARDALValladolid

Ronaldo sigue estando en boca de todos cuando aún no se han apagado, ni mucho menos, los ecos de su reciente adquisición, a título personal, del 51% de las acciones del Real Valladolid. 

Contenidos relacionados

El exfutbolista se reunió esta tarde con la plantilla a partir de las 17:00 horas y desde aproximadamente las 18:30 presenció in situ el entrenamiento vespertino que llevaba media hora desarrollándose. 

La expectación crecía a medida que se iban agolpando los medios de comunicación y los aficionados en el tramo comprendido entre las oficinas de Zorrilla y los Campos Anexos. La salida del presidente del Consejo de Administración del club, acompañado de Carlos Suárez, presidente ejecutivo, y Miguel Ángel Gómez, director deportivo, se convirtió de nuevo en un baño de multitudes en el que el de Rio de Janeiro fue absoluto protagonista a la hora de firmar autógrafos, protagonizar selfis o centrar los cánticos de algunos aficionados. Entre ellos, los integrantes de una despedida de soltero, que estuvieron especialmente ruidosos. Fiel a su estilo atento, Ronaldo saludó a todos e incluso se encargó de apaciguar los ánimos de algunos pidiendo respeto a los jugadores. «A ver chicos, tranquilos, ahora está el entrenamiento, por favor», les rogó a aquellos que le gritaban desde la grada que separa los dos campos principales de Los Anexos. 

Junto a ella, a la sombra de una caseta de obra, el ganador de dos balones de oro charló durante muchos minutos con Miguel Ángel Gómez mientras juntos seguían las evoluciones tanto del primer equipo como de los de categorías inferiores que se ejercitaban en el campo de hierba artificial anejo al de césped natural. Junto a ellos, siempre pendiente, David Espinar, jefe de Prensa de Ronaldo Nazário.

Entre gritos de ánimo, un acertado «¡Cuida a Toni y a Calero!» y algunas apreturas más, visitó también el campo de hierba artificial situado más al norte del complejo, donde saludó a algunos jugadores de la cantera que realizaban estiramientos. 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos