Sandro Ramírez: «Desde que empezaron las negociaciones, Valladolid fue mi primera opción»

Sandro Ramírez, durante su presentación en el estadio Zorrilla. / Rodrigo Jiménez

El nuevo delantero del Real Valladolid, cedido sin opción de compra, reconoce que pasa una mala racha y que Zorrilla es una buena oportunidad para remontar el vuelo. «Necesito ser importante para aportar mi granito de arena», apunta

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Lo tuvo claro desde el principio. Él y el club. Y precisamente esa seguridad que vio en la secretaría técnica del Real Valladolid terminó por convencerle de que Zorrilla era buena plaza para levantar el vuelo. Porque Sandro Ramírez (Las Palmas, 1995) llega a Valladolid con el reto de levantar el vuelo y demostrar que no ha perdido el olfato.

«Lo tuve claro desde que empezaron las negociaciones que el Valladolid era mi opción. Después de venir de un año malo en lo personal no hay que mirar hacia otro lado y afrontar lo que viene. El Valladolid ha apostado en mí y yo lo agradezco», ha asegurado en su presentación.

El jugador, propiedad del Everton, llega en calidad de cedido sin opción de compra por lo que el 30 de junio de 2020 regresará al club inglés. «El Everton es un club señor en las negociaciones y su comportamiento es totalmente satisfactorio», ha reconocido Miguel Ángel Gómez, que no ha desvelado la fórmula para afrontar una ficha tan alta como la que tiene Sandro, pero que sí ha comentado que la operación abre una vía de futuro debido a las buenas relaciones con el Everton.

El mismo director deportivo, proclive según ha incidido en los últimos meses a traer jugadores en propiedad, ha explicado el cambio de rumbo tras las cesiones de De Frutos y Sandro. «Se trata de reaccionar de la manera que el equipo consiga obtener mejora de rendimiento en las posiciones que considere oportunas. Lógicamente nos gustaría tener a Sandro en propiedad pero es difícil», ha comentado, incidiendo en la «ilusión» que han puesto tanto Sandro como su entorno en su llegada a Valladolid. «Tenemos una confianza inmensa puesta en él. Tiene recursos físicos y técnicos para aportar su granito de arena y dar el rendimiento que sabemos que lleva dentro».

Por su parte, Sandro ha agradecido al club la posibilidad que le brinda de poder jugar un año más en LaLiga y no le han dolido prendas en reconocer el bache que atraviesa su carrera. «Cuando vienes de una etapa mala en lo personal, que un club deposite tanta confianza en ti, no hay que pensar más. Soy consciente de que llevo un año atrás malo pero también sé el jugador que soy y que soy capaz de mostrar mi nivel», ha apuntado, sin entender el por qué de su bajón. «Esto es fútbol y cuando eres delantero y no marcas goles todo es mal Los delanteros tenemos rachas, y yo estoy pasando una mala pero sé lo que llevo dentro y que con trabajo lo voy a sacar adelante».

El delantero, sin dianas en el último año con la camiseta de la Real Sociedad, ha prometido trabajo para «intentar ponérselo difícil al míster y conseguir un puesto», y ha asegurado haber hablado con Sergio González de lo que busca en esta nueva etapa. «Los dos tenemos las ideas muy claras. Sabe el futbolista que soy y lo que necesito, que necesito ser importante y aportar mi granito de arena para que todos salgamos beneficiados», ha manifestado, reconociendo sentirse mejor como delantero nato pese a haber jugado en distintas posiciones en los últimos años. «Soy un jugador polivalente y eso es bueno no solo para mi sino también para el club y el míster. Me desenvuelvo mejor y me siento más cómodo como delantero centro, solo o con Sergi Guardiola, pero también puedo jugar detrás del punta. En estos últimos años he jugado por la derecha y por la izquierda pero como puedo aportar más es como delantero centro», ha concluido, apuntando tener una conversación pendiente con Ronaldo.