Sergi Guardiola: «Ángel Torres ha puesto mil problemas a mi llegada a Valladolid, además de malas maneras»

Sergi Guardiola, escoltado por Carlos Suárez y Miguel Ángel Gómez. / Alberto Mingueza

El nuevo delantero blanquivioleta opta por olvidar lo sufrido en el Getafe y mira con optimismo el futuro: «Ya es pasado, vamos a pensar en el Pucela», asegura

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Llega en propiedad, algo que cambia el paso en la historia reciente del club, y lo hace comprometido con la causa después de pasar las peores semanas de su carrera, esperando a que el Getafe le abriera la puerta para volar a Zorrilla. «Eso ya es pasado, vamos a pensar en el Pucela», ha asegurado esta mañana en su presentación el nuevo delantero del Real Valladolid.

La llegada de Sergi Guardiola (Manacor, 1991), como si de Julio César se tratara, abrió una ventana de aire fresco al juego y al esquema de Sergio González. Llegó, vio y venció, además de llevarse buena parte de los elogios. «La verdad es que las sensaciones desde el primer día son bastante buenas. El vestuario me ha acogido bastante bien y eso ha facilitado mi incorporación», ha afirmado el delantero, que ha tenido que sufrir días malos en su anterior destino antes de recalar en Valladolid. «Han sido días intensos y difíciles donde parecía que la operación se hacía ya, un día estaba allí y al siguiente aquí. Creo que al final el Getafe ha puesto mil impedimentos, no por nada en especial sino por Ángel Torres que todos sabéis como es. Ha puesto mil problemas por todo, además de malas maneras, pero vamos a ser felices. Ya estamos aquí que es lo que queríamos y a disfrutar», ha reconocido, sin pelos en la lengua a la hora de señalar al Getafe como el principal culpable de impedir su salida. «Ellos sabían de mi situación y que yo quería venir aquí, porque así se lo manifesté hace ya tiempo, y creo que fue un gesto feo porque yo había pedido respeto y les había pedido que pusieran facilidades.

Guardiola es consciente de los problemas que tiene con el gol su nuevo equipo y se lo toma como un desafío. «El delantero vive con eso. En todos los equipos en los que he estado esa presión se tiene y es parte del trabajo. El delantero tiene que hacer goles, esperemos que así sea», ha apuntado el jugador considerado como el traspaso más caro de la historia del club (4 millones de euros).

Pese a la inactividad que ha tenido durante su estancia en Getafe (apenas 28 minutos en Liga), el delantero blanquivioleta aguantó con solvencia los noventa minutos ante el Celta con buenas prestaciones y sin mostrar cansancio ni síntomas de agotamiento. «Está claro que el ritmo de competición se coge con partidos, llevaba tiempo sin competir pero he entrenado bastante, tanto en el club como por las tardes. La gente que me conoce sabe que me entrenaba por mi cuenta y eso ha hecho que llegue en buenas condiciones», ha explicado, satisfecho también por integrarse a un estilo de juego que se adapta mejor a sus condiciones. «El estilo del Valladolid para mis virtudes se adapta mejor. Allí en Getafe me pedían otro tipo de cosas. Por eso estoy contento porque me he sentido muy cómodo en el campo».

Precisamente en Getafe ha coincidido estos cinco meses con Jaime Mata, con quien se ha cansado de hablar de Valladolid en las últimas semanas. «Solo me ha dicho cosas buenas, la verdad es que Jaime siempre me ha ayudado en todo lo que le iba preguntando. Me ha hablado siempre muy bien de Valladolid», ha confesado.

 

Fotos

Vídeos