Fútbol | Primera División

Sergi Guardiola: «En el Real Valladolid me siento muy bien; se me está dando confianza»

Sergi Guardiola posa ante la bocana de vestuarios del Nuevo José Zorrilla./G,. Villamil
Sergi Guardiola posa ante la bocana de vestuarios del Nuevo José Zorrilla. / G,. Villamil

El nuevo delantero blanquivioleta disfruta en Valladolid de sus primeras titularidades en Primera División, después de bregar durante la última década en todas las categorías del fútbol español

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

A tres meses de cumplir los 28 años, Sergi Guardiola (Manacor, 1991) ha probado ya casi todos los platos que sirve el fútbol. Ha jugado en 14 equipos diferentes en las últimas nueve temporadas y con algunos de ellos ha bajado de categoría (Jumilla) o eludido el descenso in extremis (Córdoba). Fue durante ocho horas jugador del Barcelona B, abandonó el Jumilla tras más de ocho meses sin cobrar y disputó 16 encuentros de la liga australiana con el Adelaide United después de que el Granada le dejase colgado el último día de mercado. Ahora, con la ilusión renovada tras salir del Getafe camino de Valladolid, donde ha jugado ya tres encuentros, afronta una nueva etapa de su vida buscando ser importante por primera vez en un club de Primera División.

-¿Cómo son sus primeras impresiones en la ciudad?

-Bastante buenas, aunque es verdad que llevo aquí menos de dos semanas [la entrevista se realizó el pasado miércoles después del entrenamiento del equipo]. Me siento bastante bien y la adaptación está siendo rápida. Llevo muy poco tiempo, pero estoy bastante contento.

-Su primer partido con la camiseta blanquivioleta [2-1 ante el Celta] le fue muy bien pese a que solo había completado dos entrenamientos con el equipo. ¿Tuvo un día especialmente bueno?

-Salió bien porque ganamos y eso es lo que todo el mundo quiere. El del Huesca [4-0 en El Alcoraz] debemos dejarlo como un accidente, un partido que sirva para aprender que si nos relajamos nos pueden pasar este tipo de cosas.

-En Valladolid tiene a Óscar Plano en el vestuario, que también fue su compañero en el Alcorcón y al que sustituyó en su debut con los madrileños. ¿Su presencia le ha ayudado a sentirse acogido?

-Por supuesto; además, también conocía a Toni Villa y tanto uno como otro me han ayudado bastante en mi adaptación, aunque aún estoy en ese proceso.

-¿Qué le pide en el Pucela Sergio a diferencia de lo que le solicitaba Bordalás en el Getafe?

-Aquí tengo mucha más libertad y me dejan ser lo que he sido siempre. Allí me restringían muchas más cosas; se quería otro tipo de capacidades y otro tipo de fútbol. Yo entiendo mucho mejor el tipo de juego que se practica aquí.

«Me la juego a que voy a hacer seis o siete goles»

-¿Y qué es eso que usted ha sido siempre como jugador?

-Lo que me gusta es asociarme y tirar muchos desmarques a los espacios; es ahí donde hago daño.

Su traspaso

-¿Cómo transcurrió para usted el mercado de invierno; aquellas semanas de incertidumbre sobre su nuevo destino?

-Fue bastante duro porque tenía la oferta del Real Valladolid y varias cosas más, aunque yo desde el primer momento quise venir a este club y así se lo comuniqué tanto al director deportivo como a mi representante.

-¿Por qué se tardó tanto en rescindir la cesión en el Getafe desde el Córdoba para después ser vendido al Real Valladolid?

-Aquí teníamos todo apalabrado y hecho, pero donde no lo teníamos era en Getafe; no nos dejaban salir y siempre ponían cualquier impedimento por todo. Ahí es donde realmente lo hemos pasado bastante mal porque un día parecía que estábamos ya en Valladolid y otro aún seguíamos allí. Yo tenía unas ganas inmensas de venir a este club a apoyar y ser feliz.

-Entonces, ¿cómo afrontó el deseo de firmar por el Real Valladolid con el hecho de verse obligado a jugar contra él en la Copa del Rey?

-En ese momento yo ya había comunicado tanto al presidente del Getafe como al cuerpo técnico que no quería jugar más allí y quería venir. Aun así, ellos decidieron ponerme a jugar ese partido; fue todo un poco raro.

-¿Era una medida de presión hacia el Pucela?

-Evidentemente se hizo por eso. Si no, ese tipo de cosas no tienen sentido.

-Tendrá ganas entonces de sentirse importante en un equipo de Primera, sobre todo después de haber pasado por todas las demás categorías del fútbol español y de no haber contado en Getafe, en su primera experiencia en la máxima categoría.

-Cuando vienes de una situación como la mía, al final lo valoras mucho más porque lo he pasado bastante mal, es algo que no le deseo a nadie. Ahora, con muchas ganas de lograr el objetivo de la salvación lo antes posible.

«El Getafe me alineó contra el Real Valladolid aunque ya había comunicado tanto al presidente como al cuerpo técnico que no quería jugar más allí y quería venir aquí»

-Ya en Valladolid, ¿está actualmente a su mejor nivel?

-Por supuesto que no. Se nota la falta de competición, pero creo que voy a coger pronto el ritmo porque me siento muy bien y me están dando confianza. Cuando esas dos cosas suceden, todo sale bien. Yo estoy tranquilo porque sé que todo va a ir bien. Al final de temporada es cuando tenemos que valorar cómo han salido las cosas.

-¿Siente presión por ser el encargado de paliar la falta de gol del equipo?

-Presión no. Ahora tengo que estar tranquilo y cuando hay que valorarlo es a final de año. Estoy convencido de que voy a hacer goles y todo va a salir bien.

-¿Cuáles son sus objetivos para lo que queda de temporada?

-El número uno, y el de todo el club y el vestuario, es la salvación e intentar lograrla lo antes posible. A través de eso, intentar hacer el mayor número de goles posibles para ayudar al equipo. Pero el objetivo primordial y claro es la salvación; lo tenía claro cuando vine aquí. Si aparte, como punta que soy, ayudo con esos goles que tienen que venir, mucho mejor.

-¿Se atreve a predecir la cifra aproximada de goles que anotará?

-No me gusta, pero yo creo, y así se lo he dicho a varios compañeros, que me la juego a que voy a meter unos seis o siete goles.

-¿Y cree que se van a salvar?

-Por supuesto. Tengo plena confianza en la plantilla y en el club. Nos vamos a salvar.

22 goles en el Córdoba

-El año pasado fue su mejor curso anotador, con 22 tantos en un Córdoba que salvó la categoría pese a que llegó a estar a trece puntos de la salvación. ¿Cuál fue la tecla con la que dieron para que usted consiguiese esas cifras?

-La forma de jugar hace mucho, pero además yo allí estaba muy bien. Me sentía importante y me encontraba feliz. Al final, cuando eso ocurre y tu familia también está feliz, acabas rindiendo, sí o sí.

Tengo un recuerdo especial del Real Murcia y del Córdoba porque es donde he sido más feliz

-¿Qué clubes dejaron mejor huella en su memoria?

-Tengo un recuerdo especial del Real Murcia y del Córdoba, porque es donde he sido más feliz. La gente allí me ha querido mucho y ojalá que el siguiente club que entre en ese grupo y en el que esté muchos años sea el Real Valladolid.

-¿Qué ha aprendido de situaciones como la vivida en Getafe o en el Barcelona B [ocho horas después de firmar, el club rescindió el contrato por unos mensajes contra el Barça y contra Cataluña publicados en su Twitter dos años antes].

-Son cosas que pasan en el fútbol y tienes que afrontarlas y seguir hacia adelante, seguir creyendo. Gracias a ello estoy ahora jugando aquí. Si no, a lo mejor, estaría en otro sitio. Pero soy muy fuerte de mente, confío mucho en mí y eso es lo que me ha hecho llegar hasta aquí.

 

Fotos

Vídeos