Sergio anuncia minutos para los menos habituales en un once con «Borja y diez más»

Sergio González da instrucciones en un partido. /G. V.
Sergio González da instrucciones en un partido. / G. V.

El técnico del Real Valladolid, que no ha convocado a Nacho ni a Sergi Guardiola, habla del partido ante el Valencia como un premio para todos y apuesta por competir para acabar la semana «con una sonrisa»

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Última previa del técnico del Real Valladolid en una temporada intensa y por el contexto en una semana plena de celebraciones, también la más relajada y distendida. Poco o nada se ha hablado del Valencia, rival mañana en el cierre de liga (Zorilla, 16:15 horas), y mucho de la situación en la que queda la plantilla contractualmente y el futuro del proyecto Ronaldo.

Sergio González ha hablado de un partido para disfrutar y de repartir minutos entre los menos habituales. De hecho en la convocatoria, anunciada ya, ha dejado fuera a Nacho y Sergi Guardiola con Masip y Yoel en portería; Joaquín, Moi, Moyano, Kiko Olivas, Antoñito y Calero; Borja, Míchel, Alcaraz, Keko, Toni Villa, Óscar Plano y Waldo; Ünal, Verde y Duje Cop. «Es un partido para poder disfrutarlo, quien nos iba a decir que íbamos a tener siete días para disfrutar de la permamencia. Es un gran premio para todos, con una semana muy relajada después de una presión muy fuerte y vamos a intentar acabarla con una sonrisa», ha asegurado, reconociendo que no hace caso a los mensajes que se lanzan desde Getafe de que el Valladolid bajará los brazos. «Forma parte del fútbol, nosotros tenemos que limitarnos a hacer nuestro trabajo. Hay jugadores que han trabajado mucho en la sombra, jugadores que por una mínima diferencia no han contado con minutos, y en ese sentido es un partido para que ellos se sientan importantes en el verde. Los que han tenido menos minutos van a salir de inicio. Premiamos así el trabajo que han hecho en la sombra», ha afirmado, anunciando que el once estará formado por «Borja y diez más».

Sobre el rival, ha confesado el técnico que el de ida fue uno de los partidos que menos satisfecho le ha dejado de la temporada. «Tiene futbolistas muy importantes en todas las líneas. Allí sufrimos muchísimo, quizás fue de los partidos que futbolísticamente estuvimos peor y a pesar de ello sumamos un punto con ese penalti parado y la falta de Alcaraz. Tenemos que competir bien y seguir siendo nosotros mismos», ha analizado.

El resto de preguntas han ido dirigidas a la despedida de Borja y el vínculo que les ha unido en este año de Sergio González en el banquillo de Zorrilla. «Es un momento muy emocionante, incluso te traslada al momento en el que me tocó a mi porque yo no tuve la suerte de poder despedirme como él. Es un emblema del equipo y de la institución. El año pasado fue una pieza fundamental en el ascenso con un rendimiento excepcional, incluso metiendo goles, y este año por circunstancias igual no ha tenido todos los minutos que él quisiera. Agradecerle mucho todo lo que nos ha dado. A pesar de ser entrenador, me considero amigo y por eso desearle lo mejor», ha comentado, quedándose con momentos como los goles ante el Numancia o Lorca, o «la piña que hizo con todos en Zaragoza, además de cómo ha llevado al equipo este año a pesar de los problemas físicos», ha apuntado el técnico, que ha sentido cierta envidia sana por la despedida multitudinaria que ha disfrutado Borja con la presencia de jugadores, familiares y amigos. «La mia (despedida) fue en verano, rescindí y no volví a jugar, así que no tuve la posibilidad de disfrutarla y despedirme en el campo. Yo me alegro mucho de que pueda despedirse en su templo, con su gente y con su brazalete», ha espetado.