El Pucela pierde el amistoso ante el Granada en Marbella (2-1)

Once titular del Real Valladolid ante el Granada. /Rodrigo Jiménez
Once titular del Real Valladolid ante el Granada. / Rodrigo Jiménez

Soldado y Puerta marcaron para los andaluces y Plano para los blanquivioleta en un partido que se acabó con una monumental tángana

EL NORTEValladolid

El Real Valladolid cayó derrotado en el amistoso disputado en Marbella frente al Granada, recién ascendido a Primera División (2-1).

Sergio González apostó por prácticamente el mismo equipo de la pasada temporada, con Masip, Moyano, Olivas, Joaquín, Nacho, Alcaraz, Anuar, Plano, Waldo, Unal y De Frutos.

En la primera parte, el conjunto granadino demostró estar un punto por encima de preparación e intensidad y su presión hizo que el Pucela apenas tuviese opciones de llegar a la meta andaluza.

Roberto Soldado adelantó al Granada a los trece minutos de partido (1-0) después de un fallo defensivo en el que la zaga blanquivioleta fue incapaz de despejar el balón y un rebote afortunado cayó en los pies de Soldado, en posible fuera de juego, para fusilar a Masip. Los balones largos eran la única opción pucelana para llevar el balón al campo andaluz, pero las imprecisiones impedían cualquier jugada. Además, los intentos de presión sobre la zaga andaluza se quedan en nada ante la falta de coordinación e intensidad.

El delantero granadino Puerta marcó el segundo tanto andaluz a los 26 minutos de partido tras aprovechar los errores defensivos del Pucela y en especial la falta de contundencia de Nacho, para rematar en el área pequeña el segundo gol del Granada (2-0). Sin hacer nada del otro mundo, los del Granada se llevaban el segundo tanto a su marcador.

Óscar Plano anotó el tanto blanquivioleta que reducía diferencias justo al filo del descanso. Fue la primera jugada con precisión elaborada por el Real Valladolid que partió de los pies de Alcaraz, con un pase vertical sobre Plano, que hizo la pared con Ünal para que el madrileño enviará un colocado disparo a la red a la izquierda del meta granadino.

El Pucela, con la misma defensa que el año pasado, mostraba los mismos defectos que le llevaron a encajar los goles más increíbles y tempraneros de toda la competición.

En la segunda parte Sergio mantuvo el mismo equipo y ya de entrada los roces y enfrentamientos entre jugadores no hacían presagiar nada bueno. Unal la tuvo con los centrales y Alcaraz con casi todos los centrocampistas andaluces. Con todo, el Granada dominaba por completo y durante varios minutos encerró al Pucela en su área, con varios córners que llevaron peligro y sobre todo un disparo que Masip sacó de la misma escuadra.

Los primeros cambios, en el minuto 60, dieron entrada a Toni, Hervías y Aguado por De frutos, Anuar y Waldo. El Pucela ganó en posesión pero sin efectividad en la zona de peligro. Precisamente fue el Granada, en una contra, el que llevó el balón al poste de Masip a disparo de Adrián Ramos.

Al filo de la media hora, una impresionante tángana, que se veía venir por los piques entre jugadores, dio paso al tiempo de hidratación y a casi diez minutos sin partido. El Pucela aprovechó para cambiar al resto de jugadores salvo a Masip. Así, el Pucela finalizó el encuentro con Masip, Antoñito, Javi Sánchez, Salisu, Barba, Hervías, San Emeterio, Toni, Aguado, Sandro y Guardiola.

El partido no dio para más porque el colegiado se dedicó a pitar cualquier roce e impidió continuidad al juego. Al final un 2-1 y pocas conclusiones sobre los nuevos jugadores del Real Valladolid, que apenas tuvieron minutos para exhibirse.