Fútbol | Primera División

Sergio considera la baja de Hervías tan importante para el Real Valladolid como la de Toni

Sergio aplaude a sus jugadores en El Alcoraz de Huesca con Pablo Hervías en segundo plano esperando a entrar al terreno de juego. /LOF
Sergio aplaude a sus jugadores en El Alcoraz de Huesca con Pablo Hervías en segundo plano esperando a entrar al terreno de juego. / LOF

El entrenador, que no cree que esté amenazado su puesto, espera poder contar en el entrenamiento de mañana con Yoel y Míchel Herrero, que no se entrenaron hoy con el equipo

J. A. Pardal
J. A. PARDAL

Partido crucial el que se juega el domingo en Ipurua para el Real Valladolid y que su entrenador Sergio González enfrentará con un equipo plagado de bajas.

A las ya conocidas de Toni Villa, Luismi, Hervías y Stiven Plaza se suma al menos la de Borja Fernández, que como reconoció el técnico «en principio no estará disponible», y se está a la espera de la evolución tanto de Yoel como de Míchel Herrero. El primero no se ha entrenado durante toda la semana por una contusión y el segundo no estuvo presente en la sesión de este viernes por un golpe sufrido en el entrenamiento de ayer que le ha provocado una hinchazón cerca del tobillo, aunque Sergio confía en poder contar tanto con el portero como con el mediocentro para viajar a Eibar.

El diagnóstico de la dolencia de Pablo Hervías, que se operará el ligamento lateral interno de la rodilla y estará de baja entre cinco y seis meses ha dejado a los pucelanos «un poco escasos» en el extremo izquierdo, como reconoció Sergio esta mañana en rueda de prensa. «La baja de Hervías es importante, sensible, como la de Toni Villa. Toni era imprescindible para nosotros, tenemos la oportunidad de fichar a Pablo (Hervías) y al final tampoco nos sale bien. Nos quitamos gente por banda para poder jugar con el 4-4-2 que nos gusta a nosotros«, reconoció el entrenador, que recordó que el mercado de invierno también sufrió la marcha de Leo Suárez al Mallorca.

Más información

A juicio del preparador catalán, el Real Valladolid se encontrará en Ipurua a un Eibar «que lleva muchos años trabajando de la misma manera» y del que se conocen sus fortalezas. «A nivel físico, es un equipo muy fuerte con mucha presión en nuestro campo y mucha gente por delante de su línea de centrocampistas. Muchos centros laterales, dos puntas que manejan muy bien el otro fútbol del despeje en largo y que ellos de la nada te hacen una jugada importante con descarga a pivotes y aperturas a bandas, balones parados… Es una batalla muy importante y estamos muy preparados para afrontarla«, afirmó.

Pase lo que pase en el encuentro, Sergio no ve amenazado su puesto al frente del banquillo blanquivioleta. «Yo trabajo todas las semanas pensando que vamos a ganar y lo mío personal es secundario. Sí es cierto que cada vez aprieta más el hecho de tener que ganar pero estamos aquí para sacar el mejor rendimiento de la plantilla y no pensamos en nada más que no sea hacer lo posible y lo imposible para ganar al Eibar. Luego lo que tenga que pasar se irá viendo sobre la marcha; no queramos solucionar problemas sin que hayan venido«, pidió.