Real Valladolid

Sergio Dorado, un preparador físico que no se siente segundo plato

Dorado hace sudar a los jugadore en el primer día de entrenamiento en Marbella ./F. B.
Dorado hace sudar a los jugadore en el primer día de entrenamiento en Marbella . / F. B.

Llegó como segundo de Fran Albert, y asume la dirección del área con la complicidad de la gran forma de los jugadores y convencido de su capacidad

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Espanyol, Sabadell, Hospitalet, Lleida y Mallorca redondean el currículo de Sergio Dorado, el preparador físico del Real Valladolid, de 35 años, que fue captado por el entrenador Sergio González, inicialmente como segundo de Fran Albert y, finalmente, para asumir la máxima responsabilidad en esa área, tras la marcha del alicantino.

Dorado, consciente de que le puede haber caído el sambenito de 'segundo plato' una especie de opción de compromiso tras la sorprendente marcha de Albert, reivindica su capacidad, su confianza en sí mismo y en la de sus jugadores y se muestra convencido de poder devolver, en forma de resultados, la confianza que el club y el entrenador han puesto en él.

Licenciado en INEF, con un máster en Alto Rendimiento y Entrenador Nacional de Fútbol, Dorado espanta los fantasmas que han rodeado su titularidad en el área física del equipo con argumentos. Cuando se le plantea que su predecesor dejó el listón muy alto, con un equipo que la pasada temporada llego al 'play-off' en una gran forma física y sin apenas lesiones. Dorado defiende otro planteamiento:

«El asunto de las lesiones no es lo que más me preocupa; lo es que haya un equilibrio entre su prevención y el rendimiento del jugador. La exigencia de la categoría es alta, pero también la temporada pasada en Segunda División, sobre todo con cuatro partidos más más –los del 'play-off– también lo fue. El listón está alto pero estamos aquí para seguir una línea continuista de trabajo, de resultados y buscar el equilibrio ente la prevención de lesiones y el óptimo rendimiento del equipo.

Sobre la aparentemente incómoda situación producida por la marcha de Albert, Dorano quitó hierro al asunto: «El cambio ha sido muy sencillo y se ha producido con mucha naturalidad. Llevo muchos años trabajando en esto y prácticamente siempre he hecho de preparador principal. Estoy totalmente capacitado para ejercerlo. Coincidí con con Sergio en el Espanyol, habíamos trabajado juntos y no estoy preocupado porque, repito, estoy capacitado para ejercerlo».

El preparador físico del Real Valladolid aclaró cómo fue su llegada a Zorrilla. «Un par de semanas antes de comenzar la temporada, Sergio me propuso la posibilidad de venir al Valladolid para incorporarme al equipo técnico y trabajar con Fran, que en principio era el responsable. Pasaron los días y las circunstancia hicieron que me propusieran para responsable del área, con total naturalidad y contento por la confianza que Sergio y el club han puesto en mí», afirmó.

Jóvenes y veteranos

Dorado explicó cómo aborda el diferente tratamiento que pueden recibir los jugadores en función de su edad –Borja es 16 años mayor que Chris o Mayoral–.

«El fútbol, de por sí, es un deporte muy complejo en el que trabajar con 22 o 25 jugadores te impide individualizar los tratamientos. Es cierto que cuando trabajas con jugadores veteranos tienes que controlar bien las pausas porque, aunque la exigencia es alta para todos, a los veteranos tienes que darles unas pausas que al de 22 años no le hacen falta. Es ir tratando a cada jugador como necesita; también depende de su posición en el campo y los minutos que lleve jugados».

El preparador físico echó por tierra algunos tópicos sobre la temporada. «Tengo claro que el objetivo es el primer partido de Liga. La pretemporada no sirve, como dice el tópico, para cargar el depósito y que con estas cuarenta sesiones que haremos en pretemporada tiremos toda la temporada. Eso no es cierto, lo que sí es cierto es que tenemos cuarenta sesiones para que el equipo llegue a la primera jornada en estado óptimo. A partir de ahí trabajar y mantener esa intensidad de forma progresiva».

Poco 'desetrenamiento'

Hizo referencia Dorado al estado de la plantilla, tras las vacaciones y los festejos del ascenso, teniendo en cuenta que la columna vertebral del equipo de Primera sigue siendo la misma que la del año pasado, ya que no ha habido aún incorporaciones.

«Yo asocio el tema físico al psicológico, al emocional de los jugadores y reconozco que vienen como tiros, vienen con la inercia del magnífico fin de temporada. Hay que tener en cuenta que han tenido poco descanso, por lo que al final ha sido muy fácil arrancar, ha habido poco desentrenamiento. La ilusión de los d les da una predisposición increíble. Hasta ahora está siendo muy fácil. Solo espero que el nivel se mantenga», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos