Sergio enfatiza la solidez de la defensa

Sergio aplaude una acción de sus jugadores. /Daniel Marr
Sergio aplaude una acción de sus jugadores. / Daniel Marr

El técnico cambió el sistema del 4-4-2 a un 4-1-4-1 y se marchó satisfecho del trabajo

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVO

El último partido amistoso de la pretemporada, avisó Sergio en su día, dará muchas pistas de lo que se puede ver en el inicio de la temporada liguera. Y sobre ese aserto, cabría entonces concluir que es muy posible que el Real Valladolid salga en Montilivi el viernes con un sistema diferente al que se ha venido jugando hasta el momento. En Núremberg, El Pucela jugó con un cabecero de área, cuatro centrocampistas y un delantero. Un sistema que potencia el aspecto defensivo, motivado probablmente por las carencias ofensivas que muestra el equipo.

De hecho lo reconocía implícitamente el técnico, que se mostraba muy satisfecho con la labor defensiva y que era de la opinión de que los alemanes no habían creado peligro mientras sobre el campo jugaron once contra once. «Las ocasiones de ellos han sido con 10, no con 11. Y las que han tenido ha sido a balón parado. Hay que tener en cuenta que siempre jugamos 4-4-2 y hoy hemos jugado 4-1-4-1, y eso cuesta las primeras veces. Yo no he visto situaciones comprometidas. El bloque defensivo es muy fuerte y donde está claro que debemos mejorar es en lo ofensivo».

Y se iba el barcelonés contento con el rendimiento de sus pupilos:«Ha sido un test importante. El fútbol alemán es un fútbol físico, y el rival era un equipo con mucha presencia, con centímetros. Creo que hemos estado más que correctos en todas las situaicones, en especial en el aspecto defensivo. En lo que se refiere a la parte atacante, en la primera parte nos ha costado un poquito, en especial en los primeros 20-25 minuto. Tambén es verdad que en el último cuarto de hora sí hemos encontrado las situaciones para llevar la pelota de un lado a otro, esos pases por dentros, hemos encontrado huecos».

Pero al entrenador le molestaba, aunque su expresión corporal no lo declarara, el error que abrió la puerta al tanto de los locales. «El gol ha sido producto de un error colectivo en la salida de ellos con el balón, que en lugar de equilibrar nos hemos descubierto y hemos acabado por conceder una falta al borde del área, pese a que estamos insistiendo mucho en que no debemos concederlas. Es imprescindible darse cuenta de que con el ascenso de categoría esas faltas cerca de la frontal son muy, muy peligrosas». Y tanto.

A Sergio no se le olvida que el Málaga hizo varias ocasiones a balón parado y que el Alavés venció por una falta lateral. Un problema que hay que subsanar.

La expulsión de Moyano, con la que no estaba nada de acuerdo el catalán, mediatizó el encuentro, pero el equipo hizo de la adversidad virtud y aprovechó la media hora final para jugar con dos delanteros, en una prueba para el día en el que sea necesario remontar un encuentro y haya que lanzarse al ataque. Y en ese caso se antoja la figura de Daniele Verde como fundamental. «Es un futbolista que en la zona de tres cuartos nos tiene que dar cambio de ritmo, velocidad, profundidad. De hecho cuando hemos sido uno menos hemos jugado un 4-3-2 para intentar hacerles daño desde la profundidad. La experiencia ha sido, es verdad, un poco suicida, porque aunque hemos tenido ocasiones también nos hemos descubierto mucho. Pero era el momento de probar un sistema por si tenemos que echar mano de él cuando haya que remontar un partido».

Y, para acabar, sobre Toni insistió en que «es un futbolista de contacto con la pelotsa, de combinación, y esa es su tendencia. Y estamos en la fase de que debe aprender también a chutar y no a buscar siempre el pase al compañero».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos