Sergio González: «Estamos incluso mejor de lo que vosotros pensáis»

Sergio González saluda a Eernesto Valverde en la zona de técnicos del Nou Camp. /Marta Pérez-Efe
Sergio González saluda a Eernesto Valverde en la zona de técnicos del Nou Camp. / Marta Pérez-Efe

El técnico del Real Valladolid, que vuelve a la que fue su casa, detecta cierto pesimismo que no observa en equipos que están peor clasificados, y reconoce que igual «hay que dejar aun lado el buen juego y buscar el resultado»

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Semana complicada la que atraviesa el Real Valladolid tras una derrota que no entraba en los cálculos de nadie y una forma de producirse que hizo especial daño tanto en el vestuario como en el entorno del equipo. Aparentemente tranquilo pese a la mala racha de su equipo, Sergio González ha comoparecido ante los medios de comunicación para hablar del estado anímico de los suyos y, por supuesto, también de la que será su vuelta a casa. Al estadio que le vio nacer como entrenador y en el que vistió la camiseta 'perica'.

Noticias relacionadas

«Vuelvo a la que ha sido mi casa durante mucho tiempo, con sentimientos contrastados, y a priori tiene que ser todo bonito. Pero hay que dejar lo personal a un lado, sabiendo que vuelves al sitio donde cumpliste tus sueños como jugador y entrenador, e ir ilusionado para hacer bien las cosas», ha señalado, incidiendo en que no existe ni ánimo de reivindicarse ni rencor alguno por su salida del Espanyol. «En el fútbol lo de reivindicarse ha quedado muy lejos ya. He tenido la suerte de haber estado allí, entrenar al equipo y disfrutarlo, y por lo tanto agradecido, pero ahora el Valladolid me ha ocupado todo ese vacío que me dejó ese cese. No tengo nada de rencor, solo agradecido por esa oportunidad que se me dio. Cumplimos los objetivos con creces», ha recalcado.

Ya metido en harina en el partido ante el Espanyol, ha descartado que se juegue algo más que tres puntos. «Que yo sepa cada partido solo hay tres puntos en juego, es verdad que son muy importantes y quizás tenga más relevancia por el último partido ante el Betis, pero no creo que sean más importantes que otros. Rival difícil y campo complicado, pero el equipo está en buena sintonía y con ganas de hacer bien las cosas».

La falta de gol y de remate también ha tenido su protagonismo en la rueda de prensa previa al partido del sábado, lastre que el propio técnico relativiza. «Cuanto más se alarga es preocupante pero sabemos que estamos generando ocasiones. Se nos puede achacar falta de remate, de acierto,no de llegar y de generar juego. Para que un equipo que genera catorce córners, el campo tiene que estar inclinado. Igual sí tenemos que dejar a un lado el buen juego y buscar ese resultado para volver otra vez a la senda de la cabeza, que es muy importante. Vamos a ver si podemos hacer un partido completo, el fútbol nos acompaña y tenemos esa pizca de suerte para conseguir un buen resultado».

Mucho ha llovido en ambas orillas desde aquel empate en Zorrilla en la primetra vuelta (1-1). Sergio lo sabe y establece incluso algún paralelismo. «Creo que hemos ido de la mano, llegamos a aquel partido en nuestro pico alto y quizás estamos ahora en ese momento de reencontrarnos. Pero creo que estamos en una línea incluso mejor de lo que vosotros pensáis, y solo nos falta esa victoria», ha explicado, apuntando que no espera sorpresas del banquillo visitante y sí alguna variante del habitual 4-3-3 de Rubi. «Cada entrenador somos fieles a un estilo y él (Rubi) está cómodo con este. Es verdad que quizás ha hecho una variante y los extremos ya no están tan abiertos y ocupan más la parcela central. Con balón puede ser un 3-4-2-1. Es una pequeña modificación, pero creo que tiene un estilo y una forma de jugar clara. No veo que la pueda cambiar, y más jugando en casa», sin descartar que la disposición del Espanyol le obligue a recuperar el sistema de tres centrales. «Es una posibilidad. Cuando estudias al rival estudias sus fortalezas y el Espanyol tiene laterales muy profundos, gente en el centro del campo que le gusta manejar la pelota, jugadores arriba como Borja y Wu Lei que está siendo una sorpresa positiva para ellos. Es un equipo fuerte y compacto que nos va a exigir nuestra mejor versión», ha asegurado.

Diferencia con aquel partido de la primera vuelta es que los equipos se conocen mejor y salen a flote las individualidades opara salvar partidos y puntos. «Ya nos conocemos mucho más ya ya las sorpresas de los futbolistas anónimos ya no lo son tanto, y cuando uno se conoce más y el partido está más cerrado, el jugador es el que aparece en una jugada aislada, una falta directa, córner, una genialidad,...», matizando en este sentido que su equipo debe exigirse «un poquito más porque no tenemos esa figura relevante que nos pueda dar esa genialidad. Dependemos de que estemos todos más afinados y con más cierto».

Sergio González también ha hablado del pesimismo que ha detectado en el entorno del equipo, excesivo bajo su punto de vista. «El famoso entorno no juega, pero es verdad que como vamos de arriba abajo, no se valora la realidad que estamos viviendo. Me sorprende que equipos que están más abajo y peor que nosotros piensen que se van a salvar y el aúrea que hay aquí alrededor del equipo es que todo es negativo. Me gustaría que fuera distinto porque todo eso se impregna en el futbolista. Hay que valorar lo que hemos hecho, quedan trece partidos y hay que luchar para, como mínimo, ser los cuartos y por lo tanto fuera de ese descenso», ha espetado.