Sergio González: «Parece que somos el banco de pruebas de la liga»

Sergio González grita a sus jugadores en una acción del partido. /Efe
Sergio González grita a sus jugadores en una acción del partido. / Efe

El técnico del Real Valladolid, que lamenta que el plan no tuviera continuidad en la segunda parte, critica que haya decisiones como la de la prolongación que «solo nos lo hagan a nosotros»

J. A. Pardal
J. A. PARDALLeganés

Difícil de digerir y duro de asimilar. Impactado todavía por el gol en el último segundo del partido, Sergio González no daba crédito a un final de una crueldad extrema para el Valladolid. «No sé si la más dura de mi carrera, pero sí es una derrota muy dura por lo que ha pasado en el campo. Creo que ningúno se ha merecido ganar», ha asegurado antes de analizar lo sucedido en los noventa y cuatro minutos anteriores. «Ha sido un partido muy trabado con un Leganés que sabemos que es fuerte en casa y que debíamos minimizar los riesgos en la zona defensiva. En la primera parte hemos tenido situaciones interesantes y en la segunda quizás nos hemos defendido mejor y las ocasiones han sido suyas. ¿El final? El árbitro ha querido hilar muy fino en el tiempo añadido y parece que en Valladolid, que nos estamos jugando la vida, seguimos siendo el banco de pruebas. Pero esto nos va a hacer más fuertes», ha comentado en sala de prensa, advirtiendo de la explicación que le dio el árbitro al término del encuentro. «Ha añadido treinta segundos más por mi cambio en el descuento, algo que yo creo que solo nos lo hacen a nosotros, a nadie más en la liga».

El técnico apenas acertaba a lanzar algún mensaje positivo. «No nos queda otra que levantarnos y seguir. Son derrotas duras y al final puede pasar una cosa u otra, espero que el domingo podamos respirar y levantarnos para hacer un buen partido contra el Sevilla», ha afirmado, apuntando con cierto malestar que la consigna al descanso no era dar iun paso atrás. «Tenéis la corriente en Valladolid de que jugamos a no perder y no es así. Hoy quizás ofensivamente hemos tenido en la primera y en la segunda no, pero la consgina es tener la pelota».

Sergio, que calificó el estreno de Waldo de «bueno» y de «futbolista interesante», reconoció que el cambio de sistema estaba orientado a anular las virtudes del rival en las jugadas a balón parado. «Cambiamos el sistema para tener atrás tres para dos con sus dos delanteros. Queríamos igualar el centro del campo con los dos pivotes y los dos carriles, y creo que el plan ha salido bien pero ha faltado continuidad en la segunda parte. El resultado hace que el plan no te dé el resultado que tú quieres», reconociendo los problemas en el tramo final, «los últimos dos o tres minutos han tenido muchos centros laterales y en ese aluvión en el menos peligroso nos ha llegado el gol, estábamos descolocados».

Para el técnico, la metamorfosis sufrida en la reanudación se debió a la proximidad del dinal de liga y la presión por tener que puntuar. «Cada vez tienes más que perder, la sensación de asfixia es mayor y eso nos ha echado atrás. Eso es humano, pero tenemos que intentar solventar esas situaciones», ha admitido.

Míchel, resignado

El centrocampista se mostró resignado por el resultado tras un partido duro en el que el Valladolid se echó demasiado atrás en la segunda parte. «Tenemos que mirarnos y corregir los fallos que tenemos. Creo que hemos hecho un buen partido, hemos peleado y hemos puesto intensidad, pero ellos han acabado con centros laterales solos. Sabíamos que el juego no iba a ser muy vistoso, dábamos por bueno el punto y ha habido esa jugada desafortunada al final, pero no está perdido todo y tenemos que seguir peleando», ha asegurado.

Sobre la jugada final del gol, Míchel ha afirmado que «creo que el centro está fuera del tiempo reglamentario, el árbitro lo ha dejado y no podemos hacer nada».