Sergio González reconoce que el partido ante el Girona «es una auténtica final»

Sergio González da instrucciones en el partido ante el Alavés. /Rafa Gutiérrez
Sergio González da instrucciones en el partido ante el Alavés. / Rafa Gutiérrez

El técnico del Real Valladolid confiesa también que su equipo se juega más, anima a sus jugadores a no tener miedo y advierte de nuevo del juego aéreo del rival

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Mucho nombre, menos táctica y ningún mensaje negativo. A medida que se acerca el final de temporada, las ruedas de prensa de Sergio González empiezan a ser más previsibles que de costumbre. La previa de la visita del Girona ha dejado buenas vibraciones, las que desprende según el técnico el Real Valladolid a escasas horas de jugar la FINAL. En mayúsculas y ya sin margen al empate.

«Es una auténtica final, un partido crucial para nuestros intereses. Llevamos varios partidos en casa a buen nivel, pero solo nos falta el resultado y este partido nos puede dar ese salto de calidad. Está claro que somos nosotros los que nos jugamos más porque tenemos menos puntos. Jugamos en casa y debemos demostrar que tenemos más necesidad», ha asegurado, convencido de que el vestuario ha olvidado el palo que recibió en la primera hora departido en Vitoria. «Nos hemos quitado el residuo que nos queda de Vitoria, todos somos conscientes de lo que pasó pero lo que ha pasado no nos va a sumar».

Precisamente de esos errores groseros cometidos en los últimos partidos se ha hablado también en sala de prensa. «Desde el banquillo es complicado poder hacer algo, pero en el día a día sí que se puede hacer. Convencer al futbolista de que debe estar intenso, con más tensión, el calentamiento, la previa... Es verdad que cometemos errores de alevín B, no solo los jugadores sino también nosotros, y creo que si salvamos eso, seguro que nos vamos a salvar», ha subrayado.

En cuanto al parte de enfermería, Keko causa baja mañana y es duda para el sábado en el Wanda Metropolitano, Borja está disponible, Alcaraz regresa tras sanción y Moyano está apto para ocupar la banda derecha por la ausencia de Antoñito. «Tenemos que contar con dos chicos del B (El Hacen y Miguel) pero es lo que hay, tampoco podemos perder mucho tiempo en eso. Tenemos potencial para compensar esas ausencias», ha comentado el míster, que ha restado trascendencia a la plaga de lesiones sufridas en las últimas semanas. «Somos de los equipos que menos lesiones musculares ha tenido, los datos están ahí. Llama la atención por el momento de la temporada pero no hay que darle mayor importancia».

Sergio ha analizado también la trayectoria y momento actual que atraviesa el Girona, del que espera una defensa de cinco en Zorrilla. «Cuando ha sacado la cabeza ha jugado con defensa de cuatro, pero yo creo que jugará con cinco. Se encuentran algo más seguros y han sacado mayor rendimiento. A partir de ahí está lo que podamos hacer nosotros. Y tenemos claro donde podemos hacerles daño, no debemos tener miedo a encarar en el uno contra uno y luego será importante otra vez el juego a balón parado», ha matizado, reconociendo que la calidad de Stuani arriba requerirá de una mayor concentración de los centrales.

«A Stuani lo conocemos muy bien, lo he tenido como compañero y rival y sabemos de sus condiciones y capacidad de competir. Para ellos es capital y tendremos que estar muy juntitos y atentos para evitar esa movilidad», ha comentado, arrogándose la responsabilidad de mandar en el partido. «Aunque quisiéramos darles la pelota a ellos va a ser difícil porque jugamos en casa y ante nuestra gente. Eso va a facilitar que se encuentren cómodos, de hecho el colchón que tienen se lo ha dado esos dos partidos en Madrid», en señalado referencia a las victorias de los catalanes en el Bernabéu y en Leganés.

También, como no podía ser de otra manera, ha salido a colación la portería, y la duda que puede generar los fallos de Yoel en el último partido. Sergio no la ha despejado, aunque conociendo su forma de pensar, no parece probable que le condene por los fallos de Mendizorroza. «En el fútbol moderno el portero es como un jugador, mañana vereis el que acaba jugando. Es una decisión difícil por elegir el nombre aunque fácil porque son dos grandes porteros».

Otro de los nombres que ha salido a relucir es el de Joaquín por el «partidazo» que hizo en Vitoria -en palabras del propio técnico-, y que podría ser el sacrificado por la vuelta de Alcaraz y el sistema de cuatro atras con dos centrales (Olivas y Calero). Sergio tampoco ha dado pistas en este sentido, y sí ha querido lanzar un mensaje positivo a los aficionados. Al técnico le gusta jugar las finales en su casa y delante de los suyos. «Los importantes me gusta jugarlos en casa. Sabemos de la importancia del partido y el mensaje es que nos acompañen. Ojalá les podamos dar una alegría», ha afirmado, suspirando porque al fin se de el escenario ideal para adelantarse en el marcador y no cometer ningún error grave que dé facilidades al rival.

«Sí que lo veo. Imaginamos un escenario en el que nos podamos poner por delante e incluso afianzarnos en ese resultado. Es verdad que el otro día cualquiera con 2-0 acaba 5 o 6-0 y sin embargo el equipo igualó e incluso pudo llevarse el partido, pero nos hemos planteado que para qué nos tienen que dar tres tortazos para reaccionar», ha concluido, incidiendo en que el equipo saldrá a ganar el partido y que el empate se dará por bueno en función de las circunstancias que se den durante el encuentro.